Una conversación energética, eso es el escenario: Hiromi

"Para mí, la música es una forma de expresar lo que siento y quiero comunicarlo de corazón a corazón", destacó la pianista.
La admiradora y alumna de Óscar Peterson.
La admiradora y alumna de Óscar Peterson. (Sakiko Nomura )

México

Difícilmente pueden congregarse en el currículum de un jazzista nombres como los de Oscar Peterson, Ahmad Jamal y Chick Corea como mentores. En el caso de Hiromi Uehara, los tres nombres aparecen y, por lo que se puede escuchar en discos y conciertos de la pianista nacida en 1979 en Hamamatsu, Japón, sus enseñanzas han dado como resultado una pianista virtuosa con un afortunado sentido de la aventura, una mentalidad abierta y una presencia escénica cautivante.

La pianista y compositora, que se presentará los días 20 y 21 de marzo en el Lunario del Auditorio Nacional con su Trio Project, dice en entrevista que creció escuchando muchos tipos de música, lo que se refleja en su estilo. Admiradora de Óscar Peterson, estuvo cerca de su ídolo y tomó clases con él, lo que fue muy alentador para su carrera.

"Escuchaba a Óscar Peterson desde que era niña y tuve la fortuna de conocerlo. Él me introdujo al mundo de la improvisación y pasé con él momentos inolvidables", abundó.

Ahmal Jamal, con quien estudió en el Berklee College of Music, es para Hiromi como una figura paterna.

"Él me recomendó a la compañía discográfica en la que estoy y me ha alentado mucho. Cada vez que voy a Nueva York asiste a mis conciertos y hablamos mucho. Sus conceptos me alientan y me inspiran mucho. Cada vez que lo veo tocar me emociono mucho, es alguien muy especial para mí", subrayó.

Jamal, quien además de su mentor fue coproductor de su disco debut, Another Mind (Telarc, 2003), ha afirmado que "Hiromi está cambiando el paisaje musical. Su música, su encanto y su espíritu le permiten dispararse a alturas inimaginables. Simplemente es sorprendente".

El estilo de Hiromi ha cautivado a Chick Corea, quien ha mostrado gran empatía con la pianista japonesa en el escenario. Así lo testifica el disco doble, Duet (Concord Records, 2009), grabado en vivo en el Tokyo Blue Note. "A Chick lo conocí cuando yo tenía 17 años y él estaba en Tokio. Me escuchó y me invitó a un concierto que iba a dar al día siguiente y luego me invitó a tocar. Para mí es una gran inspiración. Cada vez que toco con él me pongo a escucharlo porque es una experiencia de aprendizaje intensa".

Con frecuencia, Hiromi se refiere al sentido emocional de la música y su importancia al momento de tocar.

"Para mí la música es una forma de expresar lo que siento y quiero comunicarlo de corazón a corazón. Cuando toco expreso lo que estoy sintiendo en el momento. Estar en el escenario es una conversación energética entre yo y el público, cuya interacción me hace tocar mejor. Me gusta tocar para la gente", enfatizó.

Para entender la apertura de Hiromi hacia diversos géneros, pues además de conocer a los pianistas más destacados del jazz recurre a la música clásica o algunos músicos de rock, baste saber que ha expresado que el artista que más ha influido en ella es Frank Zappa.

"Me encanta su música, nadie puede hacer lo que él hizo. Es un músico muy original y me gusta todo lo que hizo, su forma de tocar, sus orquestaciones, los músicos que elegía, las diferentes formaciones... Me gusta todo de Zappa", explicó.

Para Hiromi, el formato en trío, con el que se presentará en el Lunario, es algo único.

"Es un formato con mucho potencial, muy dinámico: en ocasiones la música se da una relación entre uno, uno y uno, o de uno a dos o de dos a uno, o bien es una interacción entre los tres. Es un formato musical que se puede expandir mucho y permite llevar la improvisación a muchos sitios", indicó.

Contar en el Trio Project con un bajista como Anthony Jackson, quien ha tocado con músicos de diversos géneros, desde Michel Camilo hasta Roberta Flack, advierte Hiromi, "permite al pianista sonar brillante. ¡Anthony puede hacer que cualquiera suene bien!". Asegura que Simon Philips, quien viene del mundo del rock, donde ha tocado con Toto, The Who y David Gilmour, entre otros, "puede hacer que su batería suene como una orquesta. Es una parte muy importante de mi música. Disfruto mucho tocar con Anthony y Simon. Juntos interpretaremos piezas de los dos discos que he grabado con ellos, Move y Voice, y también del que terminamos el mes pasado".

Aunque tarda un poco en responder si alguna vez se ha sentido discriminada en el ambiente del jazz por ser mujer, Hiromi afirma que "no, pero nunca había pensado en ello. Lo único en lo que pienso es en ser yo misma". Y a pesar de que forma parte de los músicos japoneses que han triunfado en el mundo del jazz, asegura que no se ve como un ejemplo para las jóvenes pianistas en su país. "Todavía no lo sé", dice y luego ríe de buena gana.