Contribuciones sociales

Aunque aún prevalece la moda verde, en los últimos cinco años se ha puesto de moda la arquitectura con interés público y sentido social.
Arquitectura ligada a la escasez y al contexto sociopolítico de Latinoamérica.
Arquitectura ligada a la escasez y al contexto sociopolítico de Latinoamérica. (Especial)

México

La arquitectura es una de las disciplinas artísticas en la cual las modas influyen más significativamente en la orientación del ejercicio profesional. En los ambientes académicos, donde solamente se aprecian las manifestaciones más puras de arquitectura culta, es natural que las modas sean vistas con notable desconfianza ya que constituyen maneras de actuar, hasta cierto punto, irreflexivas y con poco contenido crítico.

Para el resto del gremio los arquitectos que no alcanzan el nivel teórico de los académicos universitarios ni aspiran a ello, seguir la moda del momento es considerado casi como una obligación. Pero esto en arquitectura no es producto de caprichos ni estrategias comerciales, sino de la difusión de situaciones problemáticas a través de los medios masivos de comunicación. Esto resulta en muchos casos en los cuales seguir la tendencia de la moda arquitectónica no es necesariamente dañino para quienes lo hacen.

¿Quiénes son los personajes protagónicos que imponen las modas y cómo? Para que un modo de hacer arquitectura se convierta en una moda y se extienda internacionalmente es crucial el papel de los medios masivos de comunicación: la televisión, la radio, el cine, la prensa, las revistas e internet. Para que el trabajo de un arquitecto capture la atención de los medios de comunicación es necesario que reúna ciertas cualidades que podemos resumir en la elocuencia del comunicador natural, que se fundamenta en la personalidad de los arquitectos estrella. Los premios y las exposiciones internacionales contribuyen a construir la personalidad y notoriedad del profesionista hasta que alcanza la condición de celebridad.

Hasta hace poco tiempo la moda de la arquitectura era la sostenibilidad: no bastaba con que un edificio cumpliera con las normas ecotécnicas que son un notable avance tecnológico, sino también se tenía que notar su intención en el lenguaje arquitectónico. Por eso proliferaron los edificios literalmente verdes, cubiertos de plantas, durante los diez primeros años del segundo milenio.

Aunque aún prevalece la moda verde, en los últimos cinco años se ha puesto de moda la arquitectura con interés público y sentido social. A ello han contribuido notablemente todas las manifestaciones de arquitectura ligada a la escasez y al contexto sociopolítico de América Latina. Resulta interesante el relato que hace el periodista inglés Justin Mc Guirk en su libro Ciudades radicales. Un viaje a la nueva arquitectura latinoamericana (Editorial Turner, Madrid, 2015). El colaborador de The Guardian hace un recorrido por todos los territorios que se encuentran por abajo del “Ecuador político” del continente americano (la frontera entre México y Estados Unidos), comenzando por Tijuana y hasta Medellín, Bogotá, Caracas, Lima, Buenos Aires y Santiago, en un análisis periodístico de los proyectos de arquitectura social de toda la región.