De consultorios en farmacias, 25% no cumple la norma: Funsalud

José Campillo García, presidente ejecutivo de la fundación, señala que esos establecimientos ayudan al sistema sanitario con la sobredemanda de pacientes y la falta de medicamentos.
La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios realizó 4 mil 246 verificaciones entre septiembre de 2013 y mayo de 2014.
La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios realizó 4 mil 246 verificaciones entre septiembre de 2013 y mayo de 2014. (Daniel Cruz/Archivo)

México

Un estudio realizado por la Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud) revela que uno de cada cuatro consultorios médicos adyacentes a las farmacias (CAF) aún no cumple completamente con la normatividad.

No obstante, José Campillo García, presidente ejecutivo de la fundación, señaló que esos consultorios requieren apoyo de parte de las autoridades, ya que, además de que seguirán en aumento, ayudan al sistema de salud con la sobredemanda y el déficit en la prestación de servicios públicos, incluyendo el diferimiento de pacientes y las listas de espera, así como la falta de medicamentos.

Campillo García dijo que entre los resultados del estudio, hecho con cifras de 2012, destaca que había 13 mil CAF y una de cada siete consultas ambulatorias prestadas en el país fue en ese tipo de establecimientos. A partir de la regulación de la venta de antibióticos con receta médica en 2010, se expandió el funcionamiento de los CAF y actualmente operan alrededor de 15 mil.

Durante la presentación del “Estudio sobre la práctica de la atención médica en consultorios médicos adyacentes a farmacias privadas”, Julio Sánchez y Tepoz, comisionado de Fomento Sanitario de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), aseguró que esos establecimientos están debidamente regulados.

Vigilancia

En el documento del estudio se destaca que de septiembre de 2013 a mayo de 2014, de acuerdo con información de la Cofepris, se han realizado más de 7 mil visitas de fomento de buenas prácticas sanitarias y 4 mil 246 visitas de verificación, en las cuales se han suspendido 243 consultorios por incumplimiento con la normatividad vigente.

De las primeras, el porcentaje de cumplimiento promedio observado es de 75%, siendo mayor en las farmacias de cadena (80%) con respecto al porcentaje promedio de cumplimiento observado en las farmacias independientes (60%).

Entre las principales causas de incumplimiento detectadas que son causales de suspensión de actividades destaca que el consultorio no cuente con áreas de interrogatorio y de exploración física separadas de la zona donde se venden los medicamentos.

En otros casos, los consultorios no cuentan con aviso de responsable sanitario con título profesional, es decir, detallar quién es el médico encargado y poner la cédula profesional que le permite ejercer.

El estudio destacó que otros aspectos de incumplimiento detectados en orden de frecuencia observada son que el médico no da aviso de casos de enfermedades infecto-contagiosas a la Secretaría de Salud o a las autoridades sanitarias locales.

Otro incumplimiento es que los consultorios no tengan accesos para pacientes discapacitados, lavabo funcional con jabón y toallas desechables o un lugar especial para guardar y disponer de expedientes clínicos como establece la norma correspondiente.

Las falta menos común en las que incurrieron algunos CAF fue no tener control contra fauna nociva o no contar con certificado de fumigación vigente otorgado por un establecimiento autorizado.

Apoyo necesario

A pesar de que uno de cada cuatro consultorios tiene que adaptarse a la regulación, el representante de la Cofepris aseguró que, a medida que se realizan más visitas de fomento de buenas prácticas, cada vez se observa un mayor cumplimiento de la norma y se espera mantener esta actividad como elemento central de la estrategia.

No obstante, Campillo García destacó que la regulación de los CAF solo está dirigida al cumplimiento de la normatividad, pero hace falta enfocarla también a las implicaciones de un modelo de atención primaria a la salud, que involucra intervenciones preventivas, como el cuidado del embarazo y seguimiento a enfermedades crónicas.

Ricardo Pérez Cuevas, especialista en Protección Social y Salud del Banco Interamericano de Desarrollo, coincidió en que es necesario definir la estrategia para la integración en la provisión de servicios y el modelo de atención.

Pérez Cuevas destacó que México tiene la fama de contar con muchas regulaciones, pero poca operación.

El estudio destaca en sus conclusiones que la aceptación de los CAF por parte de la población mexicana está relacionada principalmente con la falta de acceso a otros servicios sanitarios; ya sea por el horario, el tiempo de espera, la distancia, la falta de afiliación o el costo.