Recrean génesis de la Constitución de 1917

La exposición abrirá el 9 de febrero en el Castillo de Chapultepec; la integran 250 piezas entre documentos originales, grabados, esculturas y pinturas.
Salvador Rueda Smithers explicó que la muestra ofrece una doble lectura: histórica y artística.
Salvador Rueda Smithers explicó que la muestra ofrece una doble lectura: histórica y artística. (Juan Carlos Bautista)

México

La mayoría de los mexicanos, incluidos algunos de los legisladores de este país, nunca han hojeado la Constitución de 1917; no obstante, aún están a tiempo de leerla y de conocer, incluso, cómo fue su proceso de discusión, análisis y promulgación, apoyados en la muestra El debate de la Constitución. Los cien días que forjaron el México moderno, la cual abrirá sus puertas el próximo 9 de febrero en el Museo Nacional de Historia, en el Castillo de Chapultepec.

Después de que el presidente Enrique Peña Nieto encabece la conmemoración de la Marcha de la Lealtad (realizada en 1913 por los cadetes leales al presidente Francisco I. Madero, del Castillo de Chapultepec a Palacio Nacional), esta muestra integrada por 250 piezas, entre documentos originales, grabados, esculturas y pinturas, podrá ser visitada por el público en general.

El historiador Salvador Rueda Smithers, director del recinto y quien dio un recorrido a MILENIO, dice que en este esfuerzo curatorial se recurrió a la voz de los artistas plásticos para representar esta parte fundamental de la historia de México.

Aclara que la protagonista de esta muestra es la Constitución de 1917, así como los 100 días en que se debatieron las formas legales y se promulgó la Carta Magna, después de alrededor de 3 mil días y de casi 10 años que duró la Revolución. “La exposición ofrece una doble lectura: una histórica, donde 206 diputados propietarios y 29 suplentes fueron responsables del futuro de México, siguiendo las leyes y los reclamos sociales, y otra artística,  ya que los mexicanos nos reconocemos en lo que han estado pintando y dibujando nuestros artistas, pues gracias a su mirada y a sus representaciones nos hemos acercado a  los elementos centrales de nuestra Carta Magna”.

La exhibición da a conocer, precisa Rueda Smithers, que los constituyentes discutieron todos los temas, desde el derecho natural de las personas, las definiciones de la geografía, la libertad de expresión,  el carácter laico de la educación, los posibles nombres del país, además de la autonomía municipal como fundamento de la democracia, y no faltaron los debates por la salud, el uso medicinal de las drogas y el problema de las adicciones.

El peso simbólico del Constituyente

Mientras Salvador Rueda Smithers, director del Museo Nacional de Historia, muestra las obras de Alfredo Zalce, Diego Rivera y Jorge González Camarena, explica que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos se promulgó el 5 de febrero de 1917 porque Venustiano Carranza buscaba darle un peso simbólico al Constituyente.

“Todo lo planeó para que así fuera, el 15 de septiembre de 1916 lanzó la convocatoria con la finalidad de que fueran elegidos los representantes del Constituyente; el 22 de octubre, de acuerdo con los fundamentos políticos de la Constitución del 57, se pudo votar por un diputado después de un largo proceso de lucha armada. Los elegidos se reunieron en Querétaro el 20 de noviembre, en una fecha significativa, el inicio de la Revolución mexicana”.

El plan de Venustiano Carranza era que así como se firmó un 5 de febrero la Constitución del 57, también en esa fecha, pero de 1917, se promulgara lo que saliera de la discusión y debate del Constituyente, debido a que en ese momento solo se estaba pensando en las reformas a la ley suprema vigente.

El tiempo era prioritario para los constituyentes porque  se tenía que restablecer el orden constitucional, pero era más importante contemplar las propuestas de los jefes revolucionarios, de donde salió la creación del artículo 123, totalmente nuevo con un capitulado que estipulaba la relación entre el capital y el trabajo, nunca antes citado en otra Constitución en el mundo.

De esta manera, subraya, por primera vez un precepto constitucional consideró los derechos de los trabajadores.

Explica que el último artículo que se discutió el 31 de enero de 1917, fue el 27 constitucional, relacionado con la propiedad de la tierra, el cual tenía cuando menos dos legalidades paralelas y legítimas: la de los hacendados y las del pueblo.

“De acuerdo con las crónicas de la época, este debate se volvió muy complejo, pero esta disyuntiva se resolvió y convirtieron a la nación en la dueña de la naturaleza y concedieron en favor de la sociedad y de un grupos de individuos el usufructo de la misma”.

Rueda Smithers indica que el proceso de debate concluyó el día 31 de enero, para dar paso el 2 de febrero a las firmas del Constituyente y, finalmente, el 5 de febrero Carranza promulgó la Constitución, la cual con todo y sus numerosas reformas sigue vigente.