Conciertos inmersivos: cuando el público sube al escenario

La Orquesta Escuela Carlos Chávez presentrá en la Biblioteca de México y en la Vasconcelos un formato innovador que busca que el público “escuche latir el corazón de la agrupación”.
Ejecutantes y asistentes comparten el escenario en una nueva forma de convivencia musical.
Ejecutantes y asistentes comparten el escenario en una nueva forma de convivencia musical. (Especial)

Ciudad de México

La Orquesta Escuela Carlos Chávez (OECCh) cerrará el 2016 con dos conciertos inmersivos en los el público se sienta junto a un músico para, como dice Emilio Aranda —responsable de los grupos artísticos de esta institución— “escuchar latir el corazón de la agrupación”, como parte dentro del ciclo Vive la Música organizado por el Programa Nacional de Animación Cultural de la Secretaría de Cultura.

TE RECOMENDAMOS: El arte organístico actual según Víctor Morales

Aranda explica que este programa forma parte del Sistema Nacional de Fomento Musical y que el grupo está conformado por jóvenes que están culminando su licenciatura y se pensó en este modelo de concierto porque les da a los estudiantes otra perspectiva. Por otra parte, también siempre hemos buscando otros formatos para acercar al público a la música de concierto y esto es una idea maravillosa, para traerlo tan cerca que está dentro de la orquesta”.

La agrupación ofrece el concierto en una disposición semicircular, donde instrumentistas y cantantes comparten su espacio con los asistentes, quienes toman asiento entre los músicos.

“Esto representa —dice Aranda— una gran experiencia para los estudiantes porque generalmente el público se encuentra lejos de ellos, además en estos conciertos las personas llegan con mucha antelación y tienen tiempo para preguntar sobre los instrumentos y la música".

Las presentaciones, de entrada libre, serán este sábado 17 de diciembre, a las 13:30 en la Biblioteca de México y mañana a la misma hora en la Biblioteca Vasconcelos 


ASS