El jazz es un concepto de vida, afirma Gerry López

El saxofonista, considerado uno de los músicos más importantes de su generación a escala internacional, realizará una gira por la República.
Fue hasta la edad de 12 años que descubrió su verdadera vocación.
Fue hasta la edad de 12 años que descubrió su verdadera vocación. (Guillermo Granados)

México

Graduado con honores del prestigiado Conservatorio de París, Francia, en 2012 y con un posgrado de la Alta Escuela de Música en Lausanne, Suiza, en 2014, el compositor y saxofonista mexicano Gerry López (1988) asegura que “el jazz no es un género, sino un concepto de vida que me ha llamado y que me tiene muy motivado”.

Entrevistado a propósito del lanzamiento de su material discográfico titulado Esperanza, el 11 de junio en el Auditorio Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes (Cenart), López señaló que hoy por hoy, México ya figura dentro del mapa del jazz internacional. Destacó que lo anterior radica en que los actuales músicos mexicanos ya no están realizando covers de los años 70 y 80, sino están creando su propia música, a tal grado de que hoy ya existe un neojazz, un nuevo jazz.

Ahora “los músicos de jazz en México se están dando cuenta de que la única forma de figurar en el mapa jazzístico es haciendo nuestro propio esfuerzo. En la actualidad tenemos a Antonio Sánchez, Mark Aanderud; los músicos y la escena del jazz mexicano están tomando una fuerza tremenda y ello se debe a que México está cambiando y a que la gente quiere algo de calidad, pues está buscando espectáculos que le llamen la atención y que no solo sean el show business”, subrayó.

Y es que para López, considerado uno de los jóvenes músicos más importantes de su generación a escala internacional, según Jordi Batalle (crítico de jazz para la Radio Francesa Internacional), en México cada vez hay más festivales del género, los cuales son exitosos.

“El jazz es un concepto más que un estilo; en cada lugar llega, toma un ascenso y nueva cara. En México esto está sucediendo; esta fusión del género con otros ritmos es válida, porque se trata del jazz moderno. Afortunadamente esta música (jazz) permite estas fusiones y entre más fusión se enriquece más”, subrayó. Asimismo, recordó que cuando era niño deseaba ser director y pianista, pero no fue sino hasta la edad de 12 años que descubrió su verdadera vocación, gracias a una enfermedad gastrointestinal.

“El médico sabía que estaba estudiando música y me recomendó estudiar un instrumento de aliento. Fue así como me interesé por las clases de saxofón. Los primeros seis meses fueron clases de respiración; mi profesor tomó el instrumento y tocó una instrumentación de jazz y de blues que me dejó impactado”.

Tras su presentación en el Auditorio Blas Galindo, Gerry emprenderá una gira de promoción por Chihuahua, Playa del Carmen, Querétaro y Xalapa.