• Regístrate
Estás leyendo: Con Qué bonito son llegan los sonidos jarochos al DF
Comparte esta noticia
Miércoles , 20.06.2018 / 04:59 Hoy

Con Qué bonito son llegan los sonidos jarochos al DF

La agrupación grabó su primera producción, ¡Cerrillos-maestro-Cerrillos!, en la que se mezclan sonidos citadinos como cumbias, rumba y guaguancó, con los sones tradicionales de Veracruz.

Publicidad
Publicidad

Jesús Alejo Santiago

La comunidad de Cerrillos de Díaz se encuentra muy cerca de la ciudad de Xalapa, en Veracruz, por lo que no suele pensarse en el lugar como un generador de intérpretes de son jarocho, pero sucede todo lo contrario: de allí son muchos de los músicos que recorren las calles del puerto de Veracruz o de otros sitios turísticos del estado, con una propuesta que los hace diferentes con respecto a la región del Sotavento.

Uno de esos artistas es Juan Carlos Pérez López, quien hace tres años se dio a la tarea de reunir a un grupo de jóvenes radicados en la Ciudad de México, para definir un estilo un tanto diferente en cuanto a son jarocho, con lo que surgió el grupo Qué bonito Son, siendo su principal objetivo interpretar y recuperar sones de la parte centro-norte de la entidad, es decir alrededor de Xalapa, una región particular por la cantidad de corrientes culturales que se gestan en esta ciudad.

"A mis compañeros los invité al festival que se hace cada año en Cerrillos de Díaz, en la época de carnaval, donde conocimos los diferentes estilos que existen alrededor del son jarocho y al regresar a la Ciudad, nos dimos a la tarea de buscar un estilo fresco, porque los grupos tradicionales hablan mucho de la música afro como parte de las raíces del género, entonces le metimos las congas y el cajón peruano para dotar de sonidos muy latinos a la propuesta", explicó Juan Carlos Pérez López.

Cerrillos de Díaz es considerada tierra de arpistas, donde el son forma parte de los gustos musicales de la gente, pero a partir del arpa y jarana, mientras que al sur del estado, el instrumento preponderante es el requinto jarocho y no el arpa, de ahí que la agrupación se haya dado a la tarea de estudiar y promover el son jarocho de una manera distinta, siempre conservando su esencia, aunque con la intención de experimentar nuevos ritmos, como los afrolatinos, definidos como parte fundamental de esa amalgama de tradiciones que llegaron al continente americano.

"El arpa domina en esa zona de Cerrillos de Díaz, ubicada muy cerca de Xalapa, donde se gestan múltiples movimientos culturales, principalmente en el ámbito del jazz; a nivel mundial, el son jarocho es conocido por el arpa, de ahí nuestro interés en el instrumento, porque le da un sonido más fresco, más completa, porque en el arpa se cuenta con el bajo, con la mano izquierda, y con el requinto con la derecha", dijo.

Con esa propuesta, Qué bonito Son produjo su primera grabación, ¡Cerrillos-maestro-Cerrillos!, en la que se mezclan sonidos citadinos que gustan y se promueven en la Ciudad de México, como cumbias, rumba y guaguancó, con los sones tradicionales de Veracruz, explica el fundador de la agrupación y arpista, Juan Carlos Pérez López.

Conformado por Héctor Manuel Gómez, jarana, violín y voz; Eduardo David Pahua Camacho, en el bajo eléctrico; Antonio Pérez Duarte, en la jarana, quijada y voz; Martín Roldan, en el cajón peruano, y Martín Arano, en las percusiones, Qué bonito Son presentará este domingo, a partir de las 17:00 horas, en el Museo Nacional de Culturas Populares (Avenida Hidalgo 289, en Coyoacán), donde primero habrá unas charlas a cargo del sociólogo José Luis Cerón, del músico Antonio Aguilar y del dramaturgo Miguel Ángel Tenorio.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.