La comicidad no se puede enseñar, está dentro de las personas: Leo Bassi

El clown ofrece desde hoy un taller en la Casa de Cultura de la Ciudad de Atlixco
Leo Bassi, payaso.
Leo Bassi, payaso. (Foto: Ana María Arroyo)

Puebla

El clown Leo Bassi, heredero de una larga tradición en el mundo de los payasos gracias a la familia de la cual desciende, ofrece desde hoy un taller en la Casa de Cultura de la Ciudad de Atlixco; en entrevista exclusiva con Milenio Puebla explicó que el curso, gratis para 20 personas hay tres niveles: "intentar buscar en cada persona, su identidad cómica pues pienso que cada uno tenemos una manera propia de ser cómico; algunos lo saben, otros no y el trabajo del profesor en este caso es ayudarle a descubrir a la persona a descubrir esa personalidad".

El bufón, como el él mismo se define, quien presentará un espectáculo en el Teatro Principal el domingo a las cinco de la tarde, gratis para la gente, agregó: "El segundo nivel es más profundo: es intentar liberar a las personas, porque hay gente que tiene esa comicidad y lo sabe, pero no se atreven. El profesor trata de dar confianza a esta persona para que ella consiga ser ella misma y no tenga miedo de serlo, y se trabaja más un nivel de psicólogo que de cómico, porque al final no se puede aprender la comicidad, porque está dentro de uno mismo y no hay un curso donde uno que no es, llegue a ser cómico. Cada uno puede ser con su comicidad desde el momento en que lo sabe y tiene confianza en sí mismo para expresarse".

Del nivel tres del curso, el clown que está de visita en Puebla gracias a la Compañía de Artes Circenses Rodará, explicó sobre el tercer novel del taller: "Esto varía en todas las culturas, en todos los países. Aquí en Atlixco, va a ser mi primer curso en México: no sé quién está delante de mí, cuál es la realidad emocional de la comunidad, qué significa la comicidad aquí, lo cual quiere decir ¡que yo voy a prender mucho en el curso...! Pero experiencia tengo, lo he hecho en muchos continentes: en África, en todo Europa, en países como Rusia, y aquí en América, en América del Sur, en Brasil he estado muchas veces. Vengo con un largo historial de cursos, pero prefiero ser humilde y cuando abordo una civilización diferente, como la mexicana, que es un mundo diferente, prefiero hacerlo con humildad para ver cuánto voy a aprender".