Berlín, antes y después

[MULTIMEDIA]
Berlín, sinfonía de una ciudad.
Berlín, sinfonía de una ciudad. (Chronos media)

Ciudad de México

En 1927 el celebrado realizador alemán Walter Ruttmann rindió un curioso homenaje a Berlín con su cinta experimental Berlín, sinfonía de una ciudad. Con un guión del talentoso Karl Freund y la música espléndida de Edmund Meisel, mostraba durante poco más de una hora al ritmo de una partitura in crescendo escenas de la vida cotidiana en el corazón de Alemania, desde el adormilado amanecer hasta la caída de la noche. Niños jugando en la calle, señoras barriendo la acera, obreros trabajando, tenderos a las puertas de su negocio, concurridos restoranes. También transitaban por ahí algunos obesos ricachones entregados a sus complejas ocupaciones: comer y beber, transportarse en limusinas. Berlín parecía una ciudad como cualquier otra en Europa, con una vida sin sobresaltos. Pero el habilidoso Ruttmann se había tomado una pequeña licencia propagandística. Había escamoteado en su retocado retrato de la ciudad la miseria, el hambre, el desempleo, los sufrimientos ciudadanos de los duros años de la vida alemana bajo los efectos de la posguerra.

Ruttmann, quien habría de incorporarse más tarde al aparato de propaganda fílmica del gobierno nazi, dejó sin proponérselo un testimonio vital de aquel Berlín que apenas unos años más tarde, en 1945, sería reducido a escombros, literalmente, en el curso de las últimas jornadas de la Segunda Guerra Mundial. Los niños que jugaban en su cinta, las señoras que barrían, los obreros, los ricachones obesos ya estarían para entonces posiblemente muertos bajo las ruinas de su hermosa ciudad.

De esos días de destrucción y muerte han quedado también testimonios recogidos en imágenes por algunos cinefotógrafos, anónimos a menudo. Los dolorosos trabajos de reconstrucción de la ciudad emprendidos por los ciudadanos, niños y mujeres en su mayoría, fueron captados igualmente por las cámaras, pero buena parte de esas imágenes quedaron dispersas, perdidas a veces. Sin embargo, la empresa alemana Chronos Media se ha dado a la tarea de reunir las películas que en diversos formatos documentan los días de la guerra hitleriana y los tiempos que vinieron después. En sociedad con otras empresas afines acaba de abrir un espacio en YouTube, Berlín Channel, en el que pone al alcance del público de manera gratuita parte de su amplio catálogo.

Las películas en color y blanco y negro que pueden ver ahí no solo los historiadores, muestran el Berlín devastado que el vanguardista Ruttmann nunca imaginó por venir, con sus habitantes en fuga, mujeres y niños recogiendo escombros, militares aliados recorriendo los edificios en ruinas, hombres mutilados y ancianas indignadas. En suma, una ciudad en manos del enemigo odiado, el paisaje desolado de una nación despedazada que apenas unos años antes soñaba en brazos de Hitler con apoderarse del mundo entero. Una suerte de réquiem por una ciudad partida luego por un muro, perdida lastimosamente durante largos años.

*Profesor-investigador de la UAM-Iztapalapa