En Villas de Guadalupe la diversión está en La Rueda

Creación de títeres, elaboración de mosaicos, taller de lectura, son algunas opciones que oferta esta aula móvil a los pequeños vecinos de esta colonia.

Guadalajara

E l aula móvil que implementó Cultura Zapopan se encuentra en funciones desde hace tres semanas. Niños de 10 hasta 17 años han estado participando en el taller de títeres construye personajes fantásticos en el interior del vagón estacionado en la colonia Villas de Guadalupe. Ahí permanecerá dos meses donde se imparte el taller de manera gratuita antes de partir a la colonia Marcelino García.


Son apenas cuatro niños y dos jóvenes, seis pares de manos totalmente embadurnadas de pegamento blanco.Los más pequeños están inquietos: “¡Me voy a quedar sin dedo!. No quiero quedar sin uñas” dice Oscar Raúl urgido por correr a lavarse. Regresa con carcajadas porque solovino lo venía persiguiendo.


La experiencia es grata para todos, coinciden al decir que prefieren venir a este taller que ir a la escuela aunque la instructora Cecilia Andalón, insiste en alentarlos a trabajar parchando con periódico un globo gigante cada vez que están distraídos. Chava es el más grande, con 17 años llama la atención su dedicación y en cuanto se desocupa ayuda a los pequeños que no paran de jugar.


Chava dice que sus amigos están en sus casas durmiendo o viendo televisión, porque en vacaciones en general los muchachos prefieren eso. “¿Cuánto tiempo falta para terminar la cabeza de la bruja?” Pregunta Brian…Valería se adelanta y empieza a contar cada dedo de sus manos y pies. Provoca que todos se rían y vuelven a las labores.


El proyecto presentado a finales de junio por la Dirección de Cultura de Zapopan considera entre sus objetivos principales la integración de la comunidad y mejorar las condiciones del entorno. Para el taller, chicos y chicas solamente deben llevar periódico y envases tipo pet para hacer títeres y personajes. El resto del material se les provee en la caja de madera estufada de 10 metros de largo.


Parece no ser tan difícil conseguir los materiales, pues toman suficientes refrescos y jugos, según comentó el grupo. La basura en la calle no es útil porque los botes están “aplastados y sucios” dice Valeria. En general los chicos viven cómodamente en su colonia, todos son vecinos de la misma cuadra y por mayoría de votos afirman que sus calles están limpias aunque con mucho polvo.


El Laboratorio de Arte Móvil La Rueda mantiene abierta su convocatoria para recibir más participantes, tiene un cupo de hasta 25 personitas. El requisito es presentarse con interés de participar en cualquier de los talleres disponibles.


Los resultados a casi un mes de funcionamiento


“Llevamos alrededor de 120 personas atendidas desde que iniciamos a principios de julio. Tenemos algunos niños que sí lo repiten, si ellos quieren y tienen el tiempo pueden ingresar a todos, no se contrapone uno con el otro, algunos niños están en títeres y en pintura que son los que más se repiten”, comenta Margarita Vega, titular de la jefatura de Proyectos Artísticos del Instituto de Cultura de Zapopan.


Vega destaca que ha habido una buena recepción del proyecto por parte de la gente, “hay una valoración del espacio, en el de serigrafía y mosaico están pensando poner un micro negocio y ha habido mayor sensibilidad en las personas que asisten y el desarrollo creativo de las personas”, dice Vega y agregaque “en un principio pensamos que tal vez podrían dañarlo pero ha habido respeto a las maestras y al espacio. “Lo que sí nos bajó la gente fue el problema de un adolescente de la colonia que hace días mató a su mamá y a su abuelita, hubo temor por algunos padres de familias por dejar a los niños libres por las mañanas”, detalla Vega. En La Rueda son siete instructores que imparten pintura ilustración, mosaico, literatura, fotografía, serigrafía y estencil. La Rueda continua en Villas de Guadalupe hasta el 25 de agosto con una exposición de los trabajos que se hayan realizado y en septiembre el se trasladarán a Santa María del Pueblito, una colonia cerca del

Parque Metropolitano.


Enrique Vázquez/Guadalajara