El colombiano Juan Gabriel Vásquez indaga en la moral

“Por los cambios mediáticos, la imagen ajena es uno de los rasgos más inquietantes de nuestra vida”, destaca el autor.
El novelista considera a este libro su obra “más íntima”.
El novelista considera a este libro su obra “más íntima”. (Especial)

México

Calumnia, que al final algo quedará”. Una frase que trae de España Juan Gabriel Vásquez, aunque en México tenemos su símil, que de alguna manera refleja parte del interés que guió su pluma para su más reciente novela, Las reputaciones (Alfaguara, 2013), en la que busca acentuar la certeza de que vivimos un tiempo “en el que tenemos mucho control sobre la reputación ajena y muy poco control sobre lo que se dice de nosotros”.

“El libro es otra reelaboración de los mismos intereses que he tenido siempre, solo que si en los otros libros estos temas —como la memoria, nuestra relación con el pasado, la vinculación entre el mundo público y el privado— están planteados dentro de un episodio histórico, aquí no hay ese gran marco histórico-social de Colombia, por lo que la considero como mi novela más íntima.”

Una de las primeras tareas del escritor colombiano fue tratar de cerrar la lente zoom y concentrarse en un puñado de vidas muy íntimas y en lo que sucede allí, si bien al final resultó inevitable echar esa mirada a la historia conocida de los lectores colombianos, que se basa en anécdotas reales de su pasado reciente, siendo fundamental el “echar un poco de luz sobre ese cruce de caminos entre la vida privada y la pública”.

“Escribir la novela fue también descubrir cuáles eran los temas de la novela. Y para mí fue una sorpresa descubrir que la novela se me convertía en una especie de misterio privado, donde los personajes tratan de averiguar qué fue lo que les pasó 28 años atrás: de alguna manera es una investigación íntima, igual que mis otras novelas eran investigaciones más amplias, que me descubrían un pasado histórico colombiano que se había olvidado.”

Autor de títulos como Historia secreta de Costaguana o El ruido de las cosas al caer, con el que obtuvo el Premio Alfaguara de Novela en 2001, Juan Gabriel Vásquez cuenta los tres días del triunfo y caída del caricaturista colombiano más importante, quien pasa de estar en la cima del reconocimiento, como una gran figura de la opinión colombiana, a poner en cuestión su propio oficio y ver cómo sus certezas se desmoronan poco a poco.

“Hacer ese rastreo de ese proceso era lo que más me interesaba, porque hay una cosa que me interesa subrayar con la novela: su carácter moral. Me doy cuenta que los escritores que me interesan cada vez más son los que utilizan la literatura como una manera de hacer preguntas morales, de indagar en la moral de los seres humanos.

“Se trata de explorar la manera en que tomamos decisiones: si las decisiones son equivocadas la manera en que lidiamos con los errores o con la capacidad tremenda que tenemos de hacerle daño a los otros, y la manera en que lidiamos con el daño que nos hacen los demás.”

El escritor colombiano está convencido de que cuidar nuestra imagen pública es una de las actividades a las que más tiempo y energía le dedicamos los seres humanos, básicamente porque todos somos susceptibles de ver nuestra reputación arruinada, mucho más en una época en la que las redes sociales participan de manera activa, al grado que hoy día todos las semanas despertamos con la noticia de una adolescente que se suicidó, porque una foto que aparece en las redes sociales.

La obra está contaminada por ese hecho: por los cambios mediáticos, la imagen y la reputación ajenas son de los rasgos más inquietantes de nuestra vida, destaca. “En parte por eso la novela está ambientada en 2010, aunque el protagonista no tiene idea de cómo funcionan las redes sociales.”