Museos en riesgo por leyes hacendarias

Ante las limitaciones de los coleccionistas por las reformas fiscales que posicionan su labor casi como lavado de dinero, los especialistas temen que los recintos históricos sufran una decadencia.
Grandes coleccionistas se interesan en construir museos como el Arocena.
Grandes coleccionistas se interesan en construir museos como el Arocena. (Milenio Digital/Archivo)

Torreón, Coahuila

Las políticas públicas implementadas en la reforma fiscal afectarán a los aficionados a coleccionar en México. De acuerdo al anticuario Rodrigo Rivero Lake, el recrudecimiento en las leyes de lavado de dinero, ubica la labor del coleccionista como un delito.

Por eso los museos y distintos recintos que triunfan con las grandes colecciones, corren el riesgo de desaparecer.

"Hay mucho el dinero que se está invirtiendo en el mundo, pero se está reconvirtiendo al arte contemporáneo, está cambiando la imagen de las cosas. Se ha dificultado encontrar piezas de arte porque supuestamente es una limpieza de dinero, cuando la cultura tiene que ser abierta", expuso.

El coleccionista responde a la obsesión natural del ser humano encaminada al arte

Respecto a las reformas hacendarias y fiscales, dijo se está contemplando la labor del coleccionista como 'lavado de dinero', por lo que las políticas públicas han limitado la cultura mexicana al exterior e incluso hasta el interior mismo.

El trabajo del anticuario es concentrar los grupos de piezas y valorar su calidad y precio.

"Si no hay coleccionistas, no habrá museos a futuro, los museos no se pueden hacer, no se puede crear de un momento a otro, las piezas están demasiado regadas", sentenció Rivero, sin embargo descartó que el oficio desaparezca.

De tratarse de pago de impuestos, es necesario que sea el propio gobierno quien implemente las herramientas necesarias para ello, pero es difícil establecer impuestos a la historia o la cultura.

Reconoció que si bien el mercado mexicano no es el ideal para el movimiento comercial de piezas de colección, aún es bueno, ya que hay grandes coleccionistas interesados en construir recintos como el Museo Arocena.