• Regístrate
Estás leyendo: Cloacas
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 00:28 Hoy

Cloacas

Merde!


Publicidad
Publicidad

Wim Delvoye es un artista conceptual que en Francia armó revuelo a principios del siglo XXI con su muestra Cloaca, los resultados finales del progreso en las alcantarillas del subsuelo. Todo tipo de descomposición vista en un límpido museo de arte moderno, para individuos dispuestos a vomitarse ante los pútridos olores que deja el ser humano y su industrialización, eso que preferimos ocultar bajo nuestros pies.

Cloacas han existido siempre, incluido el mundo prehispánico, con los sistemas de desagüe desarrollados por los aztecas. Pero ha sido desde la era industrial que ese engranaje hidráulico que circula por debajo de una ciudad es ocupado por un ejército de miserables que no tienen más techo ni casa que ese espacio despreciado por la sociedad. Con capacidad antropológica cualquiera puede asomarse por una alcantarilla y observar la vida humana que fluye bajo tierra.

Roberto Rueda Monreal publicó en 2012 su primera novela, La cloaca. El infierno aquí, para contarnos una historia de adolescentes despreciados por sus padres, perturbados por la droga, ladrones por consecuencia pero que, como cualquier ser humano, quieren conocer el apego a la vida a través de la amistad entre ellos mismos. En la cloaca se odian y se aman. Se pelean por el pan y la droga. Se mienten y dicen su verdad, a medias. Historias de rencor que no pueden más que terminar en tragedia.

Luis Bravo escribe y dirige Profunda cloaca, adaptación de la novela de Roberto Rueda. Felipe toma la decisión de lanzarse a la calle y se encuentra con Antonio, Pedro, Ramón y Sergio, la banda que muestra las formas extraterrestres de esa vida donde más bajo no puedes caer. Se golpean como un abrazo. Profieren groserías como saborear golosinas. Se traicionan con el rencor infinito del olvido que seremos. Creen más en el poder del Diablo que aquel Dios que todo perdona. Y la droga, el destino final de la existencia.

Difícil adaptar una novela al teatro (seguramente en cine sería más sencillo). Se pierden los contextos narrativos. Se desperfilan los personajes. No existe comprensión de los diálogos que parecen monólogos donde impera el desasosiego. Nadie se comunica en realidad. Cada quien trae el discurso de su historia personal. ¿O así son en realidad los bajos fondos? Máximo Gorki diría que no. Sin riqueza ni prosperidad, el caos. Roberto Rueda debe esperar una mejor adaptación a su novela.

Profunda cloaca se escenifica todos los martes en lo que fue desde 1981 la casa teatral de Blas Braidot y Raquel Seoane ¾miembros del legendario grupo uruguayo El Galpón¾, el Foro Contigo América, en Arizona 156. Los dos han muerto. Hacía mucho que no me acercaba a este lugar, otrora emblemático del buen quehacer teatral.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.