• Regístrate
Estás leyendo: Clau y 'Fonzy' arman su circo en La Laguna
Comparte esta noticia
Sábado , 15.12.2018 / 21:48 Hoy

Clau y 'Fonzy' arman su circo en La Laguna

Las Meras Reatas

Alfonso Guzmán y Claudia Caballero, fundaron la compañía 'Cometas'. Crearon un proyecto enfocado a rescatar espacios públicos de Gómez Palacio con el nombre de “Let's Gómez”, y ganaron el Premio UVM Nacional por el Desarrollo Social 2018.
Publicidad
Publicidad

Alfonso Guzmán mejor conocido como “Fonzy”, decidió salir de Gómez Palacio hasta el estado de Puebla para estudiar Artes Escénicas y Circenses. Lo mismo ocurrió con Claudia Caballero desde la Ciudad de México.

Ambos buscando desarrollar profesionalmente su gusto por el circo y la actuación, para ahí aprender y mejorar sus habilidades, sin pensar que se apasionarían para lo que para ellos es más que un simple arte.

Todo fue dando fruto al paso de la carrera, antes de terminar sus estudios decidieron formar la ‘Compañía Cometas’, ofreciendo presentaciones que eran complementadas con participaciones en circos que llegaban a Puebla por temporadas, experiencias que sirvieron como práctica para reforzar y aplicar lo aprendido en clases.

Luego, Fonzy y Clau decidieron buscar nuevas oportunidades y experiencias, por lo que la Comarca Lagunera era la principal opción, sin embargo, al llegar no fue lo que esperaban en el aspecto de la apertura de espacios, por lo que ellos decidieron abrir con todo lo que representan las cuestiones burocráticas.

Su visión es transmitir emociones en sus espectáculos, y a su vez percibir el asombro de los expectantes, recibir las risas y los aplausos o por lo menos la atención y la mirada de quienes vayan pasando.

Combinan dos expresiones presentándose con personajes de payasos en conjunto con actos circenses, ambas en una época difícil donde las oportunidades tienen que buscarse con insistencia.

Clau inició con la semilla de las artes primero en la música cuando tenía 11 años, al entrar al centro de educación artística ‘Diego Rivera’, perteneciente al Instituto Nacional de Bellas Artes, para luego ingresar a la universidad y adentrarse al mundo del teatro.

Por su parte Fonzy se inclinó por este rubro artístico circense porque de pequeño sus padres solían llevarlo a los circos que llegaban a la región, siendo de sus espectáculos preferidos, y al conocer la carrera en Artes Escénicas en Puebla, no lo dudó y viajó hasta el centro del país buscando crecer.

Consideran que el público más difícil es el de los cruceros. (Especial)

“Mi abuela me regaló un kit de malabares en una navidad y años después empecé a practicar, lo cual se volvió como un reto personal sin dejar de sacar nuevos trucos y con mayor dificultad. Cuando me entero de esa carrera me dije ¿y por qué no?”, comparte el joven de 27 años.

Coinciden que son espectáculos multitudinarios, que hacen sentir infinidad de emociones, “tal como lo expresan los rostros de asombro del público al ver cosas que llegan a ser sobrehumanas con destrezas y habilidades, algo espectacular”, narra Clau. 

Mientras Fonzy opina que “el circo es una celebración a lo extraordinario, es romper todos los límites, es estar buscando actos cada vez más complicados tal como se expresa en todo circo subiendo de dificultad conforme pasa el acto. Es una celebración de lo maravillosa que puede ser la humanidad”.

Después de varias presentaciones en la región con “Tardes de maroma” en Gómez Palacio, en conjunto crearon un proyecto enfocado a rescatar espacios públicos ofreciendo presentaciones artísticas, talleres, además del espacio para venta de artesanías, todo bajo el nombre de “Let's Gómez”, proyecto con el que ganaron el Premio UVM Nacional por el Desarrollo Social 2018.

A inicios de este año optaron por crear el “Taller de Artes Circenses” en la colonia Mayagoitia de Gómez Palacio, y actualmente ya cuentan con 30 niños y jóvenes aprendiendo diferentes habilidades como malabares y manejar las telas para la danza aérea.

"Ha tenido mucho impacto con los muchachos, tanto de la colonia como de otras que acuden. Hay niñas de 11 o 12 años que dicen que de no estar ahí, estuviera drogándose como lo hacen sus amigas de la escuela”, cuenta Claudia Caballero. 

Los jóvenes manifiestan que el objetivo final de este taller es la conformación de una compañía de artes escénicas infantil, para dar una gira regional en la que se abordará el teatro, danza y circo.

Respecto a los cambios que ha sufrido el circo en los últimos años sacando a los animales en las presentaciones, consideran que afectó demasiado en la forma de presentar un espectáculo, pero como se dice, ‘el show tiene que continuar’.

“Afectó mucho y lo vivimos cuando colaboramos en varios circos en Puebla. Sin animales en los espectáculos hizo que le perdiera mucho el encanto. Para mucha gente era la oportunidad para estar en contacto con un animal exótico, por ejemplo”, expresa Fonzy.

Comparten que en las ocasiones que llegaron a trabajar en el circo no vieron algún tipo de maltrato, bajo el argumento que los animales que adiestraban tienen mayor fuerza y en caso de maltrato no dudarían en atacar.

Su mejor paga: las risas y los aplausos. (Especial)

“Aunque en los circos ya no hay animales sigue habiendo ese aroma a aserrín”, asegura Claudia.

Es por ello que el circo ahora ya implementa un show diferente añadiendo cuestiones teatrales para seguir ofreciendo un espectáculo de calidad, en cambio, Clau y Fonsy aplican la misma táctica pero ahora implementando la disciplina circense en obras teatrales.

En sus presentaciones no ostentan de mucho maquillaje como un payaso común, sin embargo no pueden dejar atrás la tradicional grande y roja nariz, ni la misión de transmitir las emociones que reflejan expresando tal cual es cada payaso.

“Tratamos de que el show vaya más allá de lo tradicional con rutinas clásicas y concursos, sino que metemos una serie de rutinas de circo a nuestro show de payasos”, opina Clau, y Fonzy agrega que “no todo en un espectáculo es la risa, sino que es direccionar las emociones que pueden ir de lo dramático, lo triste, hasta morirte de risa”.

Sobre la calidad artística que abunda en las calles y cruceros donde jóvenes muestran su habilidad con malabares o demás actos acrobáticos y destreza, están de acuerdo con que les sobra potencial y cuentan con alto nivel técnico, sin embargo, les queda claro que siempre ayudarán las cuestiones de escuela como la presencia escénica y fuerza en el escenario.

Clau recordó que sus inicios junto con Alfonso estuvieron llenos de visitas a los cruceros para ayudarse con los gastos de la escuela, y sobre todo, para fortalecer esa presencia escénica ante lo que considera es el público más difícil: los conductores.

“Es muy complicado estar mostrando nuestras habilidades en los cruceros pues la gente viene harta del trabajo, cansados o por el calor. Hay ocasiones que ni siquiera te voltean a ver”.

¿Qué es lo principal que deben expresar en cada participación artística sea cual sea el escenario?

Claudia Caballero: Nosotros buscamos la naturalidad o naturaleza del humano, ya que existen en él muchos tabúes, temores, miedos al ridículo y a los que va a decir la sociedad, y el payaso tiene que estar en estado puro bajo su labor artística.

Alfonso Guzmán “Fonzy”: En cuanto a los payasos, van enfocados un tanto al ridículo de tu persona. Estás consciente de tus defectos, pero en lugar de ocultarlos los sacas y los utilizas para salir adelante.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.