Recuperan clásicos de la literatura

Dentro de la colección se han publicado alrededor de 160 títulos, que muestran cómo fue surgiendo lo mejor del pensamiento y la creación.
Uno de los objetivos a futuro es lograr que la totalidad de títulos de la colección “Clásicos para hoy” pasen del impreso a lo digital.
Uno de los objetivos a futuro es lograr que la totalidad de títulos de la colección “Clásicos para hoy” pasen del impreso a lo digital. (Ilustración: Alfredo San Juan)

México

El Centro de la Lectura y el Libro Francés publica poco, pero entre lo que alcanzan a producir están algunos clásicos de la literatura francófona para asegurar su permanencia en el mercado; ya después, lo que hacen los editores es enriquecer esos textos básicos.

En esa tradición, que no es exclusiva del país galo, se inserta el trabajo que desarrollan en la Dirección General de Publicaciones de la Secretaría de Cultura del gobierno federal, desde donde se impulsa el rescate de algunos títulos clásicos del ámbito mexicano y universal, con lo que apuestan a recuperar obras “canónicos para la historia de la cultura literaria de nuestro país en sí y universal”, a decir de su titular, Marina Núñez Bespalova.

Se trata de la colección  “Clásicos para hoy”, que se divide en Universales, Iberoamericanos y Mexicanos, de los cuales se han publicado alrededor de 160 títulos, donde lo más importante es que se muestre “cómo fue surgiendo el pensamiento, la ideología y la filosofía en América Latina, porque es la literatura que surgió después de la Independencia”.

“Son libros que no tienen una circulación comercial rápida, por lo que no se solía apostar por ellos; entonces como es conocimiento universal, las instituciones estatales decidieron encargarse de ellos, y muchos otros países lo hacen.

“Son libros que han rebasado el paso del tiempo, que han sido testimonio del andar del ser humano a lo largo de la historia: justo es la literatura que ha sobrevivido. Es la literatura que, como país, y eso se nota mucho en lo que hemos publicado de América Latina y de México, te ha descrito perfectamente.”

Muchos de los títulos de la colección “Clásicos para hoy” surgieron para ser distribuidos entre los acervos del Programa Nacional Salas de Lectura, pero con el paso de los años se tomó en cuenta la necesidad de hacerlos llegar a un mayor número de lectores, para lo cual incluso se trabaja en su versión digital y, sobre todo, en un convenio para distribuirlos en la Red Nacional de Bibliotecas Públicas.

Forma de conocimiento

Entre los títulos que se han publicado hasta el momento se encuentran Don Catrin de la Fachenda, de José Joaquín Fernández de Lizardi; La vida de María, de Rainer Maria Rilke; Cuentos del general, de Vicente Riva Palacio; Cuentos para leer sin compasión, de Horacio Quiroga; y La Reliquia, de José María Eça de Queirós; La Regenta, de Leopoldo Alas; Los parientes ricos, de Rafael Delgado; Los novios, de Alejandro Manzoni; Poesía completa, de Manuel Acuña; El Ateneo, de Saul Pompeia, Nocturno peregrino, de Salvador Díaz Mirón, por mencionar solo a algunos.

La idea, explica Marina Núñez Bespalova, no es sacar nuevas ediciones y ya, sino se han comparado con otras versiones, para lo cual se aprovechan los perfiles de sus editores, muy relacionados con la labor filológica, para desarrollar un ejercicio comparativo con otras ediciones, si bien desde un principio se decidió no ponerles un aparato crítico para no academizarlos.

“Pero creo que estamos teniendo un buen resultado en cuanto a edición: es un buen texto, que tiene una calidad incluso académica, son muy rigurosos, con notas editoriales que explican muy bien por qué se han tomado ciertas decisiones; obviamente se tiene que hacer una labor casi arqueológica para encontrar textos: estamos en un periodo de rescate de los textos clásicos.”

Además, todos esos libros, más allá de la memoria, ofrecen el conocimiento básico para acceder a otras obras, bajo el convencimiento de que lo que leemos en la actualidad no es el hilo negro: la literatura es una tradición que surge de otros libros, en palabras de Marina Núñez Bespalova.

“Si agarras solamente siglo XIX puedes hacer una línea de pensamiento muy concreta leyendo ciertos títulos y viendo qué estaba pasando, porque además los escritores de esa época estaban muy involucrados con diferentes aspectos, no sólo literarios: eran senadores, abogados, periodistas y todo eso te da una imagen del país en el que estás viendo, y perder la visión histórica de lo que somos ahora sí sería un error, por eso es importante la colección.”

Uno de los objetivos a futuro es lograr que la totalidad de títulos de la colección “Clásicos para hoy” pasen del impreso a lo digital, aun cuando ya se cuenta con una Biblioteca Digital de Clásicos –a la que se puede acceder a través de la página librosmexico.mx-, se van a enriquecer en contenidos y se van a presentar títulos en tres formatos distintos: en PDF, HTML y ePub.

“Eespero que en el primer trimestre de 2017 estemos en condiciones de presentar esta biblioteca ya reforzada y con documentos adicionales, además de los propios textos”, enfatizó la directora general de Publicaciones.