“Una ciudad más densa es más eficiente”: Miquel Adriá

El director de la revista "Arquine" presentó el programa del nuevo encuentro, el cual incluye a literatos, cineastas y políticos.
Ha transformado el concepto del antiguo congreso.
Ha transformado el concepto del antiguo congreso. (Omar Meneses)

México

Actualmente existe consenso entre el gobierno, arquitectos y urbanistas para redensificar la Ciudad de México: “Una ciudad más densa es más eficiente”, dice Miquel Adriá, organizador de Mextrópoli: Primer Festival Internacional de Arquitectura y Ciudad, antes Congreso Arquine, que se realizará del 22 al 26 de marzo en el Distrito Federal.

A pesar de esto, no se han tomado las medidas necesarias para transformar la urbe y construir hacia arriba: “Si la colonia Doctores tuviera seis pisos en promedio en vez de dos, sería más eficiente. La capital es horizontal”, comenta en entrevista con MILENIO.

No se habla de construir rascacielos en la ciudad, como en Nueva York, sino de eficientar la arquitectura que ya existe: “El Distrito Federal es una ciudad plana, de dos o tres niveles, no nos podemos comparar con lugares como Sao Paulo”, explica el también director de Arquine.

Barcelona es una ciudad densa. Tiene en promedio seis o siete pisos por edificio y una relación entre la calle y su uso. La Ciudad de México se parece a Londres y Berlín: es extensa y plana, y por ejemplo, recibe anualmente la misma cantidad de agua que la capital inglesa, comenta Adriá.

De este y otros temas se hablará durante el festival, que será inaugurado en el Teatro Metropólitan. A diferencia del Congreso Arquine, donde se presentaron distintas ponencias durante 14 años, este encuentro se ha planteado cinco acciones: escuchar, dialogar, participar, observar y desplazarse.

Estas acciones tienen el propósito de atender ponencias de personalidades de la arquitectura, la sociología y la fotografía, entre otras disciplinas; entre los asistentes estarán como Rudy Ricotti, de Francia; Bijoy Jain, de India; Winka Dubbeldam, de Nueva York; Pedro Reyes, de México, e Iwan Ban, de Holanda, entre otros.

Habrá mesas de diálogo con escritores, periodistas y políticos como Juan Villoro, Guillermo Osorno, Alejandro González Iñárritu, Eduardo Vázquez, Jordi Hereu y Antanas Mokus; talleres prácticos dirigidos al rescate de espacios específicos del Centro Histórico; ferias especializadas; exposiciones en espacios como el Palacio de Iturbide, el Museo Franz Mayer y el Laboratorio Arte Alameda; y paseos por distintas rutas arquitectónicas de la ciudad, dice.

Cuenta Adriá que el Congreso de Arquine era una manera de unir a la comunidad arquitectónica con estudiantes de esa carrera y algunas disciplinas afines para discutir de un tema que les interesaba.

Sin embargo, a 14 años de realizarse el congreso, su organizador observó que tenía que transformar el proyecto pues la arquitectura no es una disciplina que solo se escucha a sí misma, sino que es un acto de servicio, cuyo principal aliado es la ciudad.

Por ello, recuerda, promovió la realización de un encuentro que acercara la arquitectura a otras disciplinas como la sociología o la cinematografía, así como a la sociedad: “Hacerlo de esta forma nos permitiría abrirnos cancha frente a lo que le pasa a las urbes, sobre todo entendiendo que la ciudad no solo es el organismo más complejo que ha hecho la humanidad, sino que es inacabado y se renueva permanentemente”.

“Nos interesa conocer la perspectiva de algunos alcaldes, de urbanistas sobre cómo han intervenido las ciudades y la forma en que se ha modificado la percepción de las ciudades”, menciona.

Para realizar el festival, Adriá solicitó apoyo a Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno del DF, y a la Agencia de Gestión Urbana, con la cual es la primera vez que colaboran: “Pensamos que el congreso se queda chico y que tenemos que ampliar nuestra esfera de actuación”, comenta.