El circo, el teatro y los toros según Posada

En la exposición inaugurada ayer en el Museo de la Ciudad de México se muestran piezas muy poco conocidas de la multifacética obra del artista.
La creatividad de Posada como ilustrador, impresa en la programación de teatros como el Variedades, Cervantes, Guillermo Prieto, entre otros.
La creatividad de Posada como ilustrador, impresa en la programación de teatros como el Variedades, Cervantes, Guillermo Prieto, entre otros. (Cortesía Museo de la Ciudad de México)

México

Entre facturas amarillentas y polvosas de diferentes teatros y centros recreativos de finales del siglo XIX y principios del XX, que anunciaban espectáculos populares como bailes, funciones de teatro y de circo, así como corridas de toros, pertenecientes al fondo documental del Ayuntamiento de México, se encontraron valiosos carteles inéditos de la autoría del grabador José Guadalupe Posada.

De los documentos localizados en la serie “Rentas municipales” del fondo del Ayuntamiento “Carlos de Sigüenza y Góngora”, de la Secretaría de Cultura, 54 de ellos fueron seleccionados y restaurados para la exposición José Guadalupe Posada: circo, maroma y teatro, que se inauguró ayer en el Museo de la Ciudad de México.

La creatividad de Posada como ilustrador, impresa en la programación de teatros como el Variedades, Cervantes, Guillermo Prieto, el circo teatro Orrín y la plaza de toros El Toreo, se conservó hasta nuestros días gracias a que los encargados de administrar los establecimientos de los espectáculos públicos de aquella época no solo pagaban impuestos y presentaban las facturas, sino que, además, entregaban a las autoridades recaudatorias dos ejemplares de cada cartel, pues de esa forma comprobaban los ingresos de cada función; lo interesante es que esos documentos se almacenaron en el Antiguo Ayuntamiento de México, explica Carlos Ruiz Abreu, director del Archivo Histórico del Distrito Federal, que resguarda la memoria de la ciudad desde 1524.

“Nosotros los descubrimos doblados; la mayoría de los carteles no estaba en buen estado, y no por conservación, sino porque el papel en sí es seco y al estar doblado se rompe de manera natural. De hecho, se conservan mejor los documentos del siglo XVI que tenemos en el archivo porque eran elaborados en algodón, que estos que tienen poco más de 100 años y que fueron hechos con papel de madera”.

Los carteles, que dan cuenta del tipo de espectáculo, del costo de las entradas y hasta del nombre de los actores, se caracterizan por la fuerza narrativa y el oficio artístico de Posada, quien representaba detalladamente a sus personajes.

Frente a los carteles inéditos, Ruiz Abreu mostró que la firma de Posada era distinta en los diversos carteles; es decir no firmaba siempre igual, y colocaba su firma donde mejor le parecía.

La muestra José Guadalupe Posada: circo, maroma y teatro se une a la conmemoración por el centenario luctuoso de José Guadalupe Posada, uno de los referentes obligados de la gráfica popular, quien falleció el 20 de enero de 1913.

Restauración

La exposición muestra una faceta diferente de José Guadalupe Posada, artista nacido en la ciudad de Aguascalientes y reconocido, entre otras cosas, por haber sido el creador de la Calavera Garbancera, difundida en 1913, imagen que 40 años después retomó Diego Rivera para colocarla como la calavera La Catrina en el centro de su mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda, que pintó en el desaparecido Hotel del Prado.

Ruiz Abreu, director del Archivo Histórico del Distrito Federal, indicó que los trabajos elaborados por Posada bajo la técnica sobre papel de china fueron restaurados para su exhibición.

“En el taller de restauración y encuadernación se aplica un proceso increíble para recuperar las piezas originales; cada obra se limpió de impurezas, se lavó, se le puso papel japonés, que es papel de algodón, todo con el fin de que contara con un buen soporte, así que con esta intervención estoy seguro de que estos documentos originales durarán algunos siglos.”

Tentación para Monsiváis

Una vez que el escritor y coleccionista Carlos Monsiváis se enteró de que en el archivo habían descubierto los carteles que elaboró Posada para anunciar espectáculos populares como bailes, funciones de teatro, de circo y corridas de toros, fue de inmediato a ver esos documentos inéditos.

Carlos Ruiz Abreu relató que, recién inaugurado el Museo del Estanquillo, un investigador le comentó a Monsiváis —quien fue uno de los coleccionistas más reconocidos de la obra del grabador— que se estaban restaurando los carteles de Posada; el escritor, atraído por el tema, no dudó en visitarlos.

“Lo que hice fue enseñarle tres de las piezas en restauración, entre ellas el cartel de La Carcajada, con fecha de abril de 1906, donde se anunciaba el estreno del ‘Romántico y sentimental Julieta y Romeo’. Él estaba encantado porque casi ninguno de esos carteles los tenía en su colección. Entonces me dijo: ‘Mejor me voy porque esto es patrimonio de la ciudad, y no lo puedo comprar, ni adquirir para mi colección”.

Monsiváis vio hace varios años el principio de este trabajo de restauración y se quedó maravillado porque desconocía este acervo.