• Regístrate
Estás leyendo: Cinco escritoras renuevan en México el género de terror
Comparte esta noticia

Cinco escritoras renuevan en México el género de terror

Los libros de Roslyn Ison, Linda Báez, Alexandra Campos, Teresa Piazza y Laura Echevarría se presentan en El Péndulo de Obregón
Publicidad
Publicidad

Producto del laboratorionovela surgen cinco novelas de terror, escritas por Roslyn Ison, Linda Báez Lacayo, Alexandra Campos Hanon, Teresa Piazza y Laura Echevarría Román. Las obras serán presentadas hoy a las 19 horas en la Cafebrería El Péndulo de la colonia Roma, con la participación de las autoras.

En 1816, conocido como “el año sin verano”, en la Villa Diodati, a orillas del lago Ginebra, el excéntrico escritor lord Byron tuvo la idea de enfrascarse, con un grupo de amigos, en la experiencia de escribir una historia de terror en unos cuantos días de encierro. De este afortunado experimento resultaron textos emblemáticos como “El vampiro”, de John William Polidori, y Frankenstein, de Mary Shelley.

Dos siglos después, el grupo de escritoras reproduce esa experiencia creativa en una casa de campo a orillas de otro lago, en Valle de Bravo. De allí surgieron Berenice, El mar no devuelve a sus muertos, El paisaje del Ciego, Flor de Sal y La caza de la ballena azul.

Las autoras relatan que estaban en la primera sesión teórica previa al inicio del proceso creativo, cuando se enfrentaron con una revelación: es difícil comulgar con los miedos clásicos de la literatura de terror. La respuesta a la pregunta ¿qué nos atemoriza? parecía haberse alejado para siempre de lo sobrenatural; de los monstruos, zombis o fantasmas, para ir a morar en lo común de la vida cotidiana, donde los horrores se llaman narcotráfico, guerra, terrorismo, abuso, enfermedad. Entendieron que causar miedo con las herramientas clásicas del género de terror era una tarea titánica. Así, en dos semanas deberían lidiar con sus temores y con el reto de producir una obra literaria perteneciente al género.

Con esa idea en mente, las cinco escritoras lograron conectar bien con el miedo primigenio o al menos con el temor que ha vivido siempre en algún rincón de su psique.

Así, Laura Echevarría exploró el género de terror a través una figura fantasmal donde se esconde la culpa que deriva del arrepentimiento; Linda Báez Lacayo escudriña el miedo en la debilidad de quienes sucumben ante los abusos, mientras que Roslyn Ison se vale del espectro del remordimiento para ajustar cuentas con la imposibilidad de salir ileso de la maldad.

Por su parte la socióloga Alexandra Campos Hanon propone un ágil estilo narrativo y emprende un paseo por las consecuencias de la superstición y el rechazo a lo diferente, mientras que la periodista y traductora Teresa Piazza desnuda la vulnerabilidad de la adolescencia ante la desesperanzada grisura del porvenir.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.