Presentan el chelo Stradivarius del Vaticano

La pieza, hecha en 1620 por Nicolo Amati, será exhibida en un concierto en la Academia de Arte de Florencia hoy a las 19 horas.
El instrumento también perteneció a Philip Glass.
El instrumento también perteneció a Philip Glass. (Especial)

México

La Academia de Arte de Florencia (AAF) en la Ciudad de México será desde hoy la sede permanente del primer chelo que hiciera en 1620 el laudero italiano Nicolo Amati. La pieza fue originalmente una viola de gamba, hasta que la intervino Antonio Stradivari y la transformó en la pieza que actualmente es.

El instrumento, que fue considerado como el chelo oficial del Vaticano entre 1800 y 1900, fue adquirido este año por el empresario mexicano Rodrigo Sebastián González, socio fundador de la AAF, en la Casa de Subastas Tarisio, de Nueva York.

La pieza —que también perteneció al compositor estadunidense Philip Glass— será presentada hoy a las 19 horas en un concierto de la chelista Karla Cecilia Arteaga, quien tocará la Suite No. 1, de Johann Sebastian Bach.

El propósito de traer la pieza a México es inspirar a los jóvenes a acercarse a la música: "Actualmente los mejores chelistas cuentan con los mejores chelos, que suelen ser prestados por coleccionistas y filántropos. Mi visión es al revés: quise traer un instrumento de primer mundo para poder mostrárselo a entusiastas que nunca se imaginaron tenerlo cerca", cuenta González en entrevista con MILENIO.

A finales de enero próximo se lanzará una convocatoria en la AAF para promover a los músicos que podrían interpretar el instrumento y crear un proyecto a su alrededor, aclara el también promotor cultural.

González conoció este chelo hace año y medio, después de escuchar un disco de Philip Glass y la chelista Wendy Sutter: "Al oír el material discográfico me enamoré del instrumento, y comencé a seguirlo con el objetivo de acudir a un concierto donde se tocara".

La ornamentación del instrumento —el cual al parecer está hecho de caoba atigrada— rememora, por sus detalles, a la Capilla Sixtina de Miguel Ángel, puntualiza el empresario: "En la parte frontal del chelo hay, arriba, dos ángeles viendo hacia las cuerdas, y abajo una enredadera de plata. En la parte posterior tiene el escudo papal y a sus lados una especie de monstruos marinos que aparecen en los mapas viejos", describe.

El chelo ha pasado varios sucesos históricos: "Fue construido en 1620 por Nicolo Amati, profesor de Antonio Stradivari. Éste último modificó el instrumento en 1703 convirtiéndolo de viola de gamba a lo que hoy conocemos", recuerda.

Desde esta fecha no hubo información sobre la pieza hasta 1865. A mediados del siglo XIX el laudero francés George Chanot le hizo algunas modificaciones, y a solicitud del Vaticano lo decoró, pues era el instrumento oficial de la residencia papal, comenta.

Tuvieron que pasar cuatro décadas para que apareciera un nuevo registro del chelo, cuando fue adquirido por un coleccionista en Florida, Estados Unidos: "Algunos certificados del instrumento muestran que estuvo en el Vaticano entre 1800 y 1900", menciona.

A principio de la década pasada lo adquirió Philip Glass, quien hizo varias obras con él, hasta que este año decidió ponerlo a la venta y fue comprado por la AAF, explica González.

"Philip Glass nos entregó una carta en la que nos solicita que continuemos con el legado del chelo, que a él lo inspiró para hacer varios de sus trabajos alrededor del mundo. Se dice que lo compró debido al amor que le tenía a una chelista y que su venta coincidió con la separación de esa pareja", refirió.