El arte es un ejercicio de colectividad: Norberto Treviño

Desde hace 5 años, el artista interdisciplinario ha trabajado dentro del taller de grabado de 'El Chanate' y comentó sobre la importancia de la creación artística en espacios grupales. 
El artista percibe el arte como una actividad colectiva.
El artista percibe el arte como una actividad colectiva. (Lilia Ovalle)

Torreón, Coahuila

Alejado del discurso del arte como acto aislado, donde se expone y se vende para luego reclamar un nombre que se intenta legitimar a través de un cuerpo de obra, Norberto Treviño, artista interdisciplinario, quien dirige el taller de grabado 'El Chanate', explicó que concibe el arte como un ejercicio que se comparte en la colectividad.  

Con cinco años trabajando en el taller, Treviño Morales atendió su vocación en la ciudad de Saltillo, donde se formó profesionalmente estudiando artes plásticas. 

"El arte plantea una búsqueda imprecisa con escenarios diversos, donde se acepta una posición que quizá nunca fue la primera opción".

“Recorrí varias escuelas pero pedían que repitiera la carrera porque es técnica. Empecé de una manera ingenua a buscar espacios para exponer y entré a 'El Chanate' y reforcé lo que es el grabado”.

Involucrado con el trabajo de otros artistas enfocados en la gráfica, exploró otras plazas pero su personalidad, que él mismo dice no es cosmopolita, no lo alentó a probar suerte en la Ciudad de México, a donde con regularidad acuden artistas de toda la República, a demostrar si tienen posibilidad de ganarse un espacio en el mundo cultural. 

“Considero que soy multidisciplinario, puedo hacer escultura, grabado, puedo pintar y lo que me llamó del arte es que no se trata de un trabajo aislado, aunque se piensa que el acto creativo se reduce a pintar, exponer, vender, no me interesa mucho ese aspecto."

“Me enfoco en el crecimiento, en hacer una conjunción de arte y comunidad. El conocer personalidades como Demián Flores o Gabriel Macotela confirmaron que mi trabajo es vocacional en ese sentido, aprendo mucho en dinámicas de creación". 

TE RECOMENDAMOS: “El Chanate” prepara las fiestas para sus quince años

El artista explicó que es un error en la educación nacional el no incluir arte como una asignatura. 

“En la educación pública no existe el arte como aplicación de materia, si no es como un hobbie o una manualidad barata, por eso en las regiones no está valorado, dicen ‘Ese está bien loco’, se le ponen calificativos muy poco esperanzadores y se piensa en el artista como un borracho o un mariguano y por eso hay mucho charlatán”.

"Me dedico al grabado, terminé haciendo performance y gestión cultural. Claro, existen convicciones pero el arte define cuál es la ruta".

Para la formación de público desde la base social, Jesús Soto y Treviño, idearon el triciclo conocido como 'Chanate Móvil', que permite hacer un trabajo a ras del suelo para difundir el arte a través de la gráfica.

“Todavía después de cuatro años la gente se acerca pensando que estamos haciendo tatuajes, después de ser un arte marginado que identificaba a marines y expresidiario, actualmente está de moda y tiene mayor difusión que una técnica que tiene más de 400 años. El cuerpo muere pero el grabado queda”.

Agregó que el arte no sólo es vender obra cara o el hecho de que el artista demuestre tener un ego desmedido, sino el compartir con personas que habitan el entorno inmediato, aportando conocimientos y activando espacios.


rcm