López Tarso: aún hay papeles que debo interpretar

A los 91 años, el primer actor confiesa sentirse en perfecto estado de salud para seguir ampliando su legado histriónico.
El reconocido actor ha destacado por su actuación no solo en cine, también ha destacado en tv y teatro. En esta imagen, López Tarso en la puesta 'El Cartero'.
Ignacio López Tarso (Cuartoscuro)

Guanajuato

Tras recibir el reconocimiento “Orgullo Guanajuato FIC 2016”, y después de leer en voz alta el contenido de éste, el primer actor Ignacio López Tarso conversó sobre la presentación de El de la triste figura, obra que protagonizará este 11 de cotubre en el Festival Internacional Cervantino (FIC).

TE RECOMENDAMOS: El Quijote, “inspiración  a autores de alto nivel”

En la obra también actúan Gabriela Pérez y Juan Ignacio Aranda, quienes, junto al maestro Guillermo González Phillips en la guitarra, reconstruyen pasajes cómicos y dramáticos. Con la dirección de Eduardo Ruiz Saviñón, López Tarso dará voz a dos variantes de un mismo personaje: Alonso Quijano y don Quijote de la Mancha.

“Es un gran placer tener esos textos de Cervantes, que son deliciosos. El Quijote es un personaje maravilloso. Recuerdo una anécdota con el Quijote que más me ha gustado: he visto muchos Quijotes en teatro, cine y televisión, pero el que más me ha gustado es un Quijote ruso, protagonizado por Nikolai Cherkasov”, comentó antes de su presentación en el Teatro Cervantes, en Guanajuato.

“Tengo muy buena memoria para aprender lo que me urge y olvidar lo que ya hice”


El actor también recordó que Nikolai Cherkasov lo aconsejó continuar con su carrera y “seguir el sistema de trabajo López Tarso” y que siempre fuera él, su estilo, su manera de hablar, de moverse, de pensar; solo él, López Tarso. No Stanislavski.

Jorge Volpi, director del FIC, señaló la importancia de contar con la presencia de Ignacio López Tarso: “Tenía que ser una de las figuras invitadas al festival, creo que hay pocos espíritus tan cervantinos en el mundo del teatro en el país”.

López Tarso recordó que su primer cervantino fue cuando era dirigido por Dolores del Río; de igual manera, resaltó que las primeras representaciones de El de la triste figura ocurrieron cuando se celebraron los 400 años de la obra.

“Mi carrera ha sido muy grata; he tenido la fortuna de interpretar a los grandes de la literatura universal: los griegos como Edipo Rey; a los españoles como Lope de Vega o Calderon de la Barca; a los mexicanos como Vicente Leñero, Sergio Magaña, Rodolfo Usigli”. Al cuestionarle qué personaje le falta por hacer, contestó: “Hacer todo lo que falta de los griegos, todo lo que me falta de los clásicos españoles, que son un montonsote, todo lo que falta de Shakespeare: he realizado cuatro o cinco obras, me faltan 20 más”.

TE RECOMENDAMOS: Nacho Padilla, un fantástico curioso impertinente

El también alumno de Xavier Villaurrutia declaró que a sus 91 años se siente bien de salud: “Tengo muy buena memoria para aprender lo que me urge y olvidar lo que ya hice”.

Sobre la pérdida de Gonzalo Vega señaló su tristeza y lamentó la pérdida de “un amigo”. Recordó su trabajo en una temporada en el Teatro Helénico y señaló la gran labor que realizó como actor.


ASS