Cervantes en el espejo, un ladrón neurótico

En el Festival Internacional Cervantino, Panicoescénico Producciones presenta Los espejos de Don Quijote, una obra que explora un aspecto enigmático y escalofriante del autor español. 
La compañía Panicoescénico durante la conferencia de prensa en el FIC
La compañía Panicoescénico durante la conferencia de prensa en el FIC (Foto: Ariana Pérez)

Guanajuato

Las versiones alrededor de los mitos Miguel de Cervantes Saavedra, el autor de El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha, recorren las calles, los teatros y los escenarios de Guanajuato, la capital cervantina de América.

A propósito de las conmemoraciones por los 400 años de su fallecimiento, todos dan su versión sobre este genio de la literatura universal.

TE RECOMENDAMOS: Diez mitos sobre Cervantes y su Quijote

En el Teatro Cervantes apareció entre penumbras el Cervantes que le robó a la Corona española, el pillo, el hombre que quedó marcado por intervenir en la guerra. A esa figura desconocida se le da rostro en la obra Los espejos de Don Quijote, montada por Panicoescénico Producciones.

El libreto de Alberto Herreros, avalado por dos décadas de investigación sobre la vida y obra de Cervantes, recrea la imagen del personaje como militar, tras regresar de su encierro en Argel, cuando se encuentra con una España en crisis.

La obra muestra a Cervantes como una persona con "neurosis de guerra" —de acuerdo con la psicología actual—, hiperactivo y que ha experimentado diversos oficios sin que su pretensión de ascender socialmente se cumpla.

Aparece en la cárcel Real de Sevilla, ya que, como recolector de impuestos, se le acusa de haber robado al Rey. La situación que plantea Herreros es que Cervantes depositó lo recaudado en un banco que quebró. Lo que nunca se sabrá es si realmente cometió fraude o si la institución bancaria se fue a la quiebra.

En lo que José Manuel Lucía Megías, quien se ha dedicado en el último lustro a escribir la biografía más completa del escritor nacido en Alcalá de Henares, no coincidiría con esta puesta en escena, es que Cervantes escribió el Quijote en la Cárcel, ya que está demostrado que la primera parte de este libro la realizó por una petición del editor Fernando de Robles.

Sin embargo, en esta propuesta teatral, que a decir del libretista es un thiller carcelario, se plantea que fue justamente en la cárcel donde Cervantes encontró al Quijote y concibió su gran obra literaria.

No obstante, como esta propuesta dramática es una guía a la imaginación, también propone que William Shakespeare, quien dejó Inglaterra en busca de la inspiración perdida tras ser apresado en una taberna, se encuentra con Cervantes.


ASS