“Bach se convirtió en el centro de mi vida”: Masaaki Suzuki

La orquesta Bach Collegium Japan, reconcoida por haber grabado las 50 obras corales de Joahann Sebastian Bach,  se presentará hoy en el Teatro Juárez de Guanajuato. 

Guanajuato

Cuando tenía 12 años, el músico Masaaki Suzuki acudía durante las tardes a una Iglesia para interpretar el órgano. Como éste no tenía pedales no lo podía hacer de la mejor forma. La gente que acudía al lugar le pedía que interpretara a Johann Sebastian Bach. A partir de que lo empezó a hacer surgió un encanto por el músico alemán.

Poco después, el intérprete japonés empezó a estudiar clavecín, y desde ese momento “Bach se convirtió en el centro de mi vida”. Si bien, no siempre ha interpretado la obra de ese compositor, pues entre sus gustos también se encuentra la música contemporánea, siempre ha regresado a él, como parte del origen de su trabajo artístico.

Suzuki, quien se presentó ayer con su Bach Collegium Japan, en el Teatro Juárez de esta ciudad a las 21:00 horas, dijo que desde que la agrupación se fundó en 1990 ha interpretado diferentes piezas musicales de la época barroca.

La orquesta y coro ha sido reconocida internacionalmente por haber grabado las 50 obras corales de Johann Sebastian Bach para el sello BIS. Este trabajo, el cual inició en 1995, les ha merecido ser invitados a festivales como el de Edimburgo, el de Artes de Hong Kong y el de Nueva Zelanda.  

En conferencia de prensa, previa al recital, explicó que el programa presentado en el FIC se dividió en dos partes: la primera donde se tocaron la Cantata BWV97 in allen meinen Taten y la Cantata BWV102 Her, deine Augen sehen nach dem Glauben. La segunda estuvo dedicada al Concierto para dos violines en re menor. Las tres obras de Johan Sebastian Bach. 

“Originalmente las cantatas fueron compuestas para los seguidores del movimiento luterano. Hoy, sin embargo, se interpreta por todos lados, pues tienen mensajes que se transmiten por medio de la biblia. Hay mucha gente que adora estas piezas musicales”, comentó.

La tradición de la música barroca en Japón no ha sido completamente visibilizada: “Las piezas de Bach son difíciles de interpretar porque son para sinfonías pequeñas. Los músicos amateurs suelen tocarlas, pero, insisto, cuesta mucho trabajo”, argumentó.

El intérprete —que ha llevado al Bach Collegium Japan en ciudades como Santiago de Compostela, Tel Aviv, Leipzing y Melburne—, mencionó que otro de los problemas a los que se ha enfrentado la música barroca son los instrumentos musicales que emplean.

“Hay diferencias entre los instrumentos musicales que se emplean en la actualidad, y los del pasado. Nosotros utilizamos los de la época barroca. Hubo un momento en que el hecho de tocar con instrumentos antiguos provocaba que la gente te viera como poco profesional. Sin embargo, con el tiempo, ese hecho cambió por completo”, mencionó.

La agrupación está conformada por intérpretes independientes. Casi todos formados en conservatorios y escuelas de música en Europa. La selección de sus integrantes está a cargo del propio Suzuki y uno de sus requisitos para integrarse es que sean profesionales, puntualizó el director de la orquesta y coro japonés.

“Nosotros tenemos, además, un subsidio de la Agencia de Cultura de Japón; para recibirlo tenemos que planear distintos proyectos y giras internacionales a lo largo del año”, aclaró.

El grupo celebró en 2010 su vigésimo aniversario con recitales en diferentes ciudades del mundo. Una de ellas, Nueva York, abrió sus puertas para que el Lincoln Center les permitiera presentarse a lado de la Orquesta Filarmónica de esa ciudad estadunidense.