• Regístrate
Estás leyendo: Certifican dos prisiones como espacios 100% libres de humo
Comparte esta noticia
Domingo , 24.06.2018 / 10:14 Hoy

Certifican dos prisiones como espacios 100% libres de humo

El esfuerzo del Conadic no fue solo prohibir el cigarro, hubo talleres y expertos en adicciones que asistieron a las penitenciarías para tratar a fumadores, tanto presos como el personal.

Publicidad
Publicidad

Blanca Valadez

El Consejo Nacional contra las Adicciones (Conadic) otorgó por primera vez certificación oficial de ser espacios ciento por ciento libres de humo a dos centros penitenciarios, uno localizado en Baja California y el otro en Oaxaca.

Juan Arturo Sabines Torres, director nacional de la Oficina para el Control del Tabaco, adscrita al Conadic, informó que uno de los objetivos esenciales de la ley que regula los productos derivados de esa planta es lograr espacios ciento por ciento libres de humo, por lo que el consejo ha firmado convenios con los centros carcelarios y penitenciarios en los que el consumo del cigarro es alto y provoca severos problemas de salud.

"Logramos, junto con el apoyo del gobierno y de las autoridades penitenciarias, que el penal del Hongo en Tecate, Baja California, y después el Centro de Reinserción Social número 06, con sede en San Juan Bautista, Tuxtepec, Oaxaca, se declararan espacios ciento por ciento libres de humo", destacó el funcionario.

Aunque el esfuerzo del Conadic para reducir el consumo del tabaco en las cárceles mexicanas es loable, todavía queda un largo camino por recorrer, ya que en México hay 423 centros penitenciarios, según cifras del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social, de los cuales 21 son federales y cuatro más se encuentran en construcción.

PROGRAMA INTEGRAL

Pero, aclaró, ese esfuerzo no se trató solo de prohibir fumar, sino que antes hubo talleres, se levantaron encuestas y especialistas en adicciones acudieron a dichas penitenciarías para tratar a los fumadores, desde los internos hasta el personal administrativo y los guardias de seguridad y custodia.

Los centros penitenciarios, abundó, se apegaron a los protocolos ante la evidencia de que el tabaquismo, por un lado, empobrece a la población que destina un porcentaje importante de sus recursos obtenidos o que le otorgan sus familias a la compra de cigarros.

Sobre todo, abundó Sabines Torres, el tabaquismo está ocasionando dentro de los centros penitenciarios severos problemas de salud que pueden resultar más elevados que en la población libre.

Y es que en situación de reclusión, dijo el funcionario, el consumo del tabaquismo se eleva a aproximadamente 90 por ciento, es decir que de los 260 mil internos que hay en México, alrededor de 234 mil son fumadores.

Además, los internos que no fuman aspiran el humo de segunda mano, que también causa padecimientos como cáncer, afecciones cardiacas y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), entre otras.

Aunque no hay una encuesta sobre el impacto del tabaquismo en la salud de los presos, se sabe que a escala nacional el consumo de cigarros está directamente relacionado con más de 38 mil defunciones anuales por diversas enfermedades, de las cuales alrededor de 6 mil son por cáncer de pulmón.

ENDURECER LA LEY

La integración de los centros penitenciarios forma parte del Plan Integral de Prevención y Control del Cáncer en México, que se ha trazado como meta reducir hasta en 30 por ciento el consumo de tabaco para 2025.

Esto significa que en menos de una década se debe fortalecer la Ley General del Control del Tabaco (LGCT) para atender a 17 millones que ya son fumadores y evitar que los menores adquieran ese hábito.

Para ello, el gobierno federal está realizando un proyecto ante legisladores para reforzar la LGCT, en la que se hará obligatorio que ya no haya espacios destinados para fumar dentro de los restaurantes, bares, centros de divertimento, universidades y, por supuesto, hospitales.

La propuesta que se hará en 2016 incluye ampliar el tamaño de los pictogramas de las cajetillas de cigarro, erradicar toda la publicidad, indexar el impuesto al tabaco a los indicadores de inflación y crecimiento económico, así como difundir información especializada respecto a los daños que causa el tabaco.

ESFUERZOS ADICIONALES

Además de los esfuerzos que se hacen a escala federal para prevenir el cáncer y combatir la adicción a la nicotina, 40 organizaciones sociales que trabajan en los ámbitos de prevención, control del tabaco y apoyo al tratamiento y rehabilitación de enfermedades no transmisibles causadas por fumar, solicitaron por escrito a la Secretaria de Salud que a la brevedad posible publique la Encuesta Global de Tabaquismo en Adultos (GATS, por su sigla en inglés).

Juan Núñez Guadarrama, coordinador de la Alianza Nacional para el Control del Tabaco (Aliento) aseguró que la GATS 2014-2015 ya está concluida; sin embargo, su publicación se ha retrasado de manera inexplicable, cuando resulta una herramienta muy útil para generar políticas públicas que ayuden a combatir el tabaquismo.

Sumado a ese esfuerzo, las organizaciones civiles también promueven que se fortalezca el Sistema Nacional de Salud y solicitan a diputados y senadores concretar la reforma a la Ley General para el Control del Tabaco con el objetivo de eliminar en todos los espacios públicos cerrados el humo de tabaco a escala nacional, ya que, aseguran, las regulaciones actuales no se cumplen a cabalidad.

En México, destacó Núñez Guadarrama, fallecen más de 66 mil personas por enfermedades asociadas al consumo del tabaco, y esas muertes pueden prevenirse con la aplicación de políticas y programas que estén dotados de recursos suficientes.

Por ello, concluyó el activista, "requerimos que nuestros responsables sociales cuenten con estudios que reflejen los daños que esta epidemia provoca al país", por lo que insistieron en que la publicación de los resultados de la encuesta sobre tabaquismo se debe de dar a la brevedad posible.

Muertes por fumar

El consumo de tabaco está directamente relacionado con un promedio de

38,270 muertes anuales en México provocadas por diversos padecimientos relacionados con el cigarro

11,469 decesos son por enfermedades cardiacas

10,664 fallecimientos por enfermedad pulmonar obstructiva crónica

6,035 muertes causadas tumores malignos de pulmón

5,154 defunciones provocadas por otros tipos de neoplasias

3,218 muertes por accidentes cerebrovasculares

1,730 fallecimientos causados por neumonías

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.