El cerebro suprime recuerdos para grabar otros

Científicos en Reino Unidos encontraron que cuando las personas tienen la intención de memorizar algo, el cerebro opta en automático por borrar recuerdos pasados para evitar distracciones.
cerebro, memoria, neurona, neuronas, neurociencia
Cuando las personas tienen la intención de memorizar algo, el cerebro opta en por borrar recuerdos para evitar distracciones. (Shutterstock)

Londres

El acto de recordar una cosa o una experiencia nos hace olvidar otra, ya que proceso de recuperación en el cerebro humano en realidad hace que las personas pierdan recuerdos cuando intentan grabar otros, encontró una nueva investigación.

Cuando las personas tienen la intención de memorizar algo, el cerebro opta en automático por borrar recuerdos pasados para evitar distracciones, descubrieron investigadores en la Universidad de Birmingham y la Unidad de Ciencias del Cerebro en Cambridge.

Ese mecanismo cerebral suprime activamente los recuerdos que compiten, indican los científicos, quienes observaron gráficamente cómo funcionan las zonas activas del cerebro cuando las personas memorizan.

Para su investigación, los neurocientíficos estudiaron imágenes del cerebro que mostraron que el propio mecanismo se implementa por la supresión de patrones corticales únicos que subyacen a las memorias de competencia.

Los patrones de actividad cerebral en los participantes fueron monitoreados por resonancia magnética mientras se les pidió recordar memorias individuales basadas en imágenes que se les habían mostrado previamente.

Los investigadores, co-liderados por el doctor Michael Anderson, fueron capaces de rastrear la actividad cerebral inducida por los recuerdos individuales y cómo ésta suprimió otros dividiendo el cerebro en pequeños voxeles tridimensionales.

Con base en los patrones de estos voxeles, los neurocientíficos lograron observar el destino neuronal de los recuerdos individuales a medida que se reactivaron inicialmente y posteriormente fueron suprimidos.

A lo largo de cuatro recuperaciones selectivas, los participantes fueron capaces de recuperar una memoria destino, que se hizo más intensa con cada ensayo, y el mecanismo de inhibición reprimió otros recuerdos.

La investigación, cuyos resultados fueron publicados en la revista especializada Nature Neuroscience, demuestra que hay una relación entre la actividad en la corteza prefrontal del cerebro y la supresión de recuerdos, “cuanto mayor es la actividad, más fuerte es el olvido”.