• Regístrate
Estás leyendo: Celebra un documental diversidad de la música de EU
Comparte esta noticia
Jueves , 19.07.2018 / 05:07 Hoy

Celebra un documental diversidad de la música de EU

El filme de 40 minutos “nos lleva por el nacimiento del jazz, el blues, el rock and roll y otros géneros”, dice en entrevista Shaun MacGillivray.

Publicidad
Publicidad

Xavier Quirarte

Jazz, blues, rock, country, hip hop y góspel son algunos de los ritmos que confluyen en la película Travesía musical, un festín que recorre más de cien años de historia sonora en diversas ciudades de Estados Unidos. Dirigido por Greg MacGillivray, el documental fue estrenado ayer en la pantalla Imax de Papalote Museo del Niño.

Travesía musical fue realizado por MacGillivray Freeman Film, compañía familiar fundada por Greg MacGillivray a fines de los sesenta. Después de trabajar en la primera película en Imax para el Instituto Smithsoniano, MacGillivray se especializó en este formato espectacular. Hasta la fecha, la compañía ha producido 40 cintas, la mayoría relacionada con temas de la naturaleza.

Su hijo Shaun MacGillivray, productor de Travesía musical, dijo en entrevista que es la primera ocasión que la compañía realizó una cinta “sobre la celebración de la música: su inspiración, su creatividad y su poder. Para nosotros fue algo muy poderoso ver cómo la música influye en las ciudades y las culturas en Estados Unidos, cómo la música ha cambiado y se ha desarrollado en los últimos cien años”.

El documental de 40 minutos, advirtió el productor, “nos lleva por el nacimiento del jazz, del blues, el rock and roll y otros géneros. Somos un país joven en el que se creó un crisol de culturas en ciudades como Nueva Orleans, Nueva York, Los Ángeles, Seattle, Chicago y Detroit. La diversidad fue la chispa de esta energía creativa”.

Narrado por el músico Aloe Blacc —doblada al español por Javier Bátiz—, el documental incluye la participación de músicos legendarios de diversos géneros, como Dr. John, Irma Thomas, Ramsey Lewis, Jon Batiste, Gloria Estefan, Willow Osborne, The Fisk Jubilee Singers, The Detroit Youth Choir y The Beale Street Flippers.

¿Por qué se eligió a Louis Armstrong para iniciar esta travesía?

No creo que muchos niños sepan sobre la evolución que ha ocurrido en la música y podríamos decir que esa innovación empezó con el nacimiento del jazz. Y si hablas del nacimiento del jazz, tienes que empezar por Nueva Orleans con Louis Armstrong. El conductor, Aloe Blacc, como si siguiera los pasos de Armstrong, narra cómo fue de Nueva Orleans a Chicago y de ahí a Nueva York. Eso se volvió la columna vertebral de la cinta.

Rodar el documental debe haber sido muy divertido, especialmente con alguien como Dr. John.

¡No puedes no adorar a Dr. John! ¡Es el mejor! ¡Es Nueva Orleans! Tiene una voz grandiosa y es muy creativo. Una de las cosas más emocionantes en Nueva Orleans fue haber tenido un concierto privado con Aloe Blacc, Irma Thomas —la reina del soul de Nueva Orleans—, Dr. John y una banda de bluegrass. Escucharlos cantar y tocar para solo unas cuantas personas fue muy emocionante. Pensé: cuando la gente vea esto en la pantalla va a sentir lo mismo.

¿Qué otros momentos especiales recuerda?

Fueron muchos, por ejemplo, ir a Memphis para sentir el espíritu, que todavía vive ahí, de esa persona sorprendente llamada Elvis Presley. Todos conocemos a Elvis, pero una vez que estás ahí realmente sientes el poder. Fue el mejor en géneros muy diferentes. Por otro lado, yo nunca había ido a Nashville y me di cuenta de que en cada bar por el que pasas en la calle Broadway te encuentras con cantantes de música country que nadie ha escuchado pero son superestrellas. Allí hay mucho talento.

Es interesante que el documental tenga en cuenta a los niños...

El 25 por ciento de nuestro público está constituido por niños escolares. Queremos inspirar a los niños, a una edad corta, para que entiendan el poder de la música y la importancia de la creatividad. No todos los que vean este documental tienen que ser músicos, pues cualquiera puede aplicar los principios de lo importante que es el aprendizaje del arte, de la música.

Observar esto en pantalla Imax, ¿qué efecto causa?

Existen muchos contenidos en televisión, cine, teléfonos, iPads, etcétera. Pero al sentarte en un buen teatro con una pantalla gigantesca y un sonido de 12 canales, te sientes como si estuvieras junto a Dr. John o Irma Thomas escuchándolos cantar. Se crea una conexión emocional, una conexión inspiradora que se eleva con mucho sobre las otras plataformas que andan por ahí. ¡Los niños se vuelven locos! Algunos bailan y otros se ríen tan fuerte que no puedes escuchar al narrador. Se siente un poder inmenso estar en una gran sala con 300 niños de quinto o sexto año de primaria mientras experimentan el documental por primera vez.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.