La catedral de Veracruz prosigue su restauración

Acaba de terminar la segunda etapa; hasta ahora ha tenido una inversión de más de 40 mdp.
Ubicada en un lugar estratégico, ha tenido momentos que han marcado el devenir de la ciudad más antigua de este país.
Ubicada en un lugar estratégico, ha tenido momentos que han marcado el devenir de la ciudad más antigua de este país. (Especial)

México

Con un concierto gratuito que ofrecerá la Orquesta Sinfónica de Xalapa en la catedral de Nuestra Señora de la Asunción, ubicada en el centro histórico del puerto de Veracruz, se festejará la conclusión de la segunda etapa de los trabajos de restauración de este importante monumento histórico, que hasta ahora ha tenido una inversión de más de 40 millones de pesos.

El inmueble, que data de 1734 y poco a poco ha ido recuperando su rostro original, está ubicado en un lugar estratégico que le ha permitido registrar los momentos que han marcado el devenir de la ciudad más antigua de este país.

Víctor Díaz, párroco del recinto religioso, subrayó la importancia de continuar con la recuperación de esta joya monumental, ya que a este lugar llegó el conquistador Hernán Cortés el 2 de abril de 1519 y fue en estas tierras que puso la cruz que simbolizó la fundación de la Villa Rica de la Vera Cruz.

El próximo paso, adelantó a MILENIO el sacerdote, será adquirir el terreno de al lado, con la intención de que la catedral recupere ese espacio para poder reconstruir el atrio original que se localizaba sobre la calle de Mario Molina.

 “Para comprar el terreno necesitamos por lo menos alrededor de 8 millones de pesos, que solicitaremos en noviembre a la Cámara de Diputados. Plantearemos que con ese monto podremos recuperar  una estampa de lo que fue la arquitectura en Veracruz”.

Para justificar la trascendencia de estas acciones emprendidas desde 2008 y continuadas hasta la fecha, basta decir que Veracruz fue literalmente la puerta de la fe”, sostuvo el religioso.

“Por aquí entraron los españoles, y justo en este sitio se levantó la primera ermita de madera; posteriormente se construiría el convento de Nuestra Señora de la Merced, pero tras ser profanada por el temible pirata Lorencillo en 1683, cerró sus puertas, y fue entonces que el nuevo lugar de culto se construyó en 1731 y hoy se le identifica como la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción”.

Paso a paso el proyecto

Desde el primer momento que se planteó la recuperación de la fisonomía de la catedral de Nuestra Señora de la Asunción, en 2008 se contó con un proceso de restauración avalado por el INAH.

Las primeras acciones iniciaron con las aportaciones económicas de los propios parroquianos y el gobierno del estado de Veracruz.

María Teresa Malpica de Estandía, como presidenta del Consejo Rescatemos Catedral, solicitó el apoyo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), petición que se turnó a la Cámara de los Diputados.

En 2010 el Conaculta otorgó recursos por 7 millones 238 mil pesos para terminar la primera etapa del proyecto de restauración.

En lo siete años de rescate, la  feligresía ha realizado también aportaciones que han servido para la preservación de las imágenes religiosas, así como para el mantenimiento de los candiles de las naves centrales que, dicho sea de paso, pertenecían a Maximiliano de Habsburgo.

De acuerdo con la historia del inmueble, en el siglo XIX se le hicieron algunos cambios constructivos, entre ellos la incorporación del coro con su bóveda.

Al concierto que dará la Orquesta Sinfónica de Xalapa, una de las agrupaciones más reconocidas en el país (fundada en 1929) en la catedral, asistirá el gobernador del estado, Javier Duarte. La cita es las 19:00 horas y la entrada será libre.

Deterioro

Siguiendo el proyecto de restauración, lo primero que se hizo fue la consolidación del monumento, en particular las bóvedas y techumbres que a decir del párroco Víctor Díaz, presentaban un deterioro estructural muy alarmante.

En gran parte debido a las inadecuadas intervenciones realizadas en el inmueble edificado a base de piedra muca, el cual fue cubierto por placas de cantera rosa, en la década de los 60.

Además de recuperar la fachada de la catedral se recuperó la torre del campanario y la cúpula de la iglesia.

Con la finalidad de respetar el diseño original, en la cúpula central se reemplazó la talavera, la cual se mandó diseñar especialmente a Puebla.