• Regístrate
Estás leyendo: Cassandra Ciangherotti: “La influencia familiar pesó en mi decisión de ser actriz”
Comparte esta noticia
Viernes , 19.10.2018 / 20:09 Hoy

Cassandra Ciangherotti: “La influencia familiar pesó en mi decisión de ser actriz”

Descendiente de una estirpe histriónica que se remonta a los Soler, esta joven actriz es protagonista de ‘Los parecidos’, una cinta de ciencia ficción, género que el cine mexicano ya empezó a explorar

1 / 2
Publicidad
Publicidad

Hija de actores —Fernando Luján y Adriana Parra—, Cassandra Ciangherotti (Ciudad de México, 1987) ha construido en plena juventud una carrera notable principalmente en cine, donde ha destacado en filmes como Viaje redondo (de Gerardo Tort), También la lluvia (coproducción con España dirigida por Icíar Bollaín) y, más recientemente, con participaciones especiales en Cantinflas y Me estás matando, Susana. Como protagonista figuró en Tiempos felices, de Luis Javier M. Henaine, y fue nominada en 2015 al Ariel como mejor actriz por su participación, al lado de Isela Vega y María Rojo, en Las horas contigo, de Catalina Aguilar.

Cassandra regresa ahora a las pantallas en un filme peculiar: Los parecidos, segunda cinta dirigida por Isaac Ezban, quien en 2014 causó sorpresa en el circuito de festivales con su filme debut, El incidente. En su nueva cinta, ambientada en 1968 y con una clara influencia de la célebre teleserie La dimensión desconocida, Casandra forma parte de un ensamble actoral que incluye a Gustavo Sánchez Parra, Carmen Beato, Fernando Becerril y Humberto Busto, quienes como personajes se ven atrapados en una estación de autobuses y deben encarar un destino de pesadilla. El filme lo veremos en salas a partir de este fin de semana.

¿Qué fue lo que te atrajo a un proyecto tan singular como éste?

Creo que lo que más me gustó fue la idea de tratar de darle una realidad que se sintiera tangible a una historia tan extraña, tan inexplicable. Explorar el género de la ciencia ficción me parece un reto fascinante como actriz, porque está abierto a un sinnúmero de posibilidades narrativas y te permite hacer cosas que no te imaginabas con el personaje que te toca interpretar. Eso siempre me ha interesado: ver el modo de superar los límites de cualquier personaje.

¿Eras fan de la ciencia ficción y el terror desde antes?

De la ciencia ficción sí, mucho, aunque del terror no tanto. Es curioso, porque mi primer papel en cine, hace como 11 años, fue precisamente interpretando a un fantasma en una película mexicana de terror. Algo que Los parecidos me llevó a apreciar fue la manifestación de una narrativa visual de ese género de otra manera, la gran flexibilidad en los tonos de una cinta de ciencia ficción y de lo inesperado; sin embargo, te diré que sigue siendo un género que trato con mucho cuidado.

¿Cómo preparaste tu personaje de Irene?

Irene es bien interesante. Es una mujer embarazada, antes fue maestra pero ahora solo es un ama de casa que decide abandonar a su marido porque la maltrata. Esto en 1968 era algo insólito, ¿no? En esa época no podías hacer algo así y menos en ese estado. Pensé que era muy interesante abordar también ese tema. Además, Isaac me explicó desde el principio que Irene es así por una razón, y que no está embarazada nada más porque sí, sino que su estado es un elemento importante en la trama. Eso me sirvió de mucho. Por otro lado, durante el rodaje Los parecidos fue un proyecto donde gran parte de la creación tuvo que ver con mis compañeros y el director, fue algo completamente colaborativo en ese aspecto, ya que para el director era muy importante definir el tono de la película, que es muy oscuro, a través de las diversas personalidades que encarnamos los actores. Fue a partir de que definimos esto, que los matices de los personajes empezaron a surgir.

¿Qué características debe tener un proyecto para que te animes a hacerlo?

Yo creo que las historias son muy importantes para mí, y esta historia, como decía, era una que me parecía diferente y me atrajo desde que leí el guión. Luego conocí a Isaac y me pareció un director sumamente comprometido con estos géneros y con este proyecto, también los actores con los que iba a trabajar, que son todos increíbles. La verdad es que fue un rodaje que disfruté mucho.

Perteneces a una de las más distinguidas dinastías actorales (Soler-Ciangherotti), ¿sientes que habrías tenido la misma vocación si fuera de otro modo?

Esa es una pregunta que me hago constantemente, y siempre me respondo que no lo sé. Definitivamente la influencia pesó, y la posibilidad de ser actriz siempre estuvo latente. Amo actuar, pero me es muy difícil saber si este hubiera sido mi camino de vida si no hubiera tenido una gran familia de actores.

Trabajas principalmente en cine, ¿es lo que más satisfacciones te deja?

No particularmente, el teatro también me deja grandes satisfacciones. En 2014 tuve una temporada haciendo Los ingrávidos, una obra de Fernando Bonilla, basada en una novela de Valeria Luiselli y me encantó hacerla. Pero la verdad, también disfruto enormemente hacer cine.

¿Quiénes han sido tu inspiración como actriz y por qué?

¡Qué difícil! La verdad es que nunca quise hacer de ninguna actriz o actor un modelo a seguir, porque me parece que cada uno tiene cualidades diferentes y disfruto de ver diferentes trabajos. Es imposible escoger solo a uno.

¿Crees que el cine de género como Los parecidos tiene futuro entre el público mexicano?

Yo creo que sí, y que hace falta explorarlo. Este año varios directores jugaron con el género de la ciencia ficción, y creo que esto es algo que nos pone un reto a todos los que participamos en una película. Al director, los actores, el productor. Es un género que da mucho para crecer como industria. También creo que eso no depende totalmente de los realizadores, sino del sistema al que están supeditadas las películas mexicanas en exhibición. Hacer de una cinta un éxito depende de tantos factores, y entre ellos opera también el criterio del espectador.

¿Cuál es tu proyecto soñado como actriz?

Poder seguir haciendo películas y personajes diferentes, que me pongan retos, poder trabajar con gente que admire y respete. Interpretar personajes que modifiquen o reafirmen ideas en la gente. Muy personalmente y ahora mismo, quiero viajar, viajar mucho.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.