“En nuestro caso hay personalización del libro hacia el lector”

Regia Cartonera consideró que las empresas grandes no se han arriesgado con gente nueva.

Monterrey

Más que editoriales independientes o artesanales son editoriales pequeñas, así lo expresa Nérvinson Machado, que como editor se ha mantenido entre un público que aprecia el libro en toda su expresión: con papel reciclado y con ilustraciones de artistas importantes que lo hacen atractivo para su lectura.

El editor menciona que el mercado independiente ha crecido ante la necesidad de encontrar nuevos nichos de lectores, que implican desde el precio del libro hasta las regiones en que se produce.

“Realmente ha aumentado la necesidad. Por un lado los altos costos de lo que cuesta leer y mantenerse informado, y por otro lado, la literatura que se está dando en regiones, hacia mercados independientes, con público que busca nuevas alternativas.

“Las editoriales grandes han hecho un gran trabajo, pero no se han arriesgado con gente nueva, esta dinámica hace que el lector busque otras alternativas”.

Además el escritor nacido en Venezuela expresa que el hecho de mantenerse como una editorial que se apega al esquema del lector en todos los aspectos es complicado no sólo para quienes editan y lo hacen de propia mano, sino para cualquiera que intente adentrarse en este mercado, “el hecho de mantenerse es complicado para cualquier editorial. Estamos en un mundo que no le da su lugar al libro”, por lo que a través de Regia Cartonera su intención es “tratar de llevar un producto fresco, y que nos ha mantenido ser creativos en distribución, contenido y forma”.

Machado agrega que el obstáculo más grande siempre va a ser la parte económica, porque también se tiene que mantener el precio accesible de los libros, pero cuando se busca a un público y a los autores toda parte de la intención de que se lea, se difunda y se aliente a crear.

“En nuestro caso hay una personalización del libro hacia el lector. Esto implica que no podríamos hacerlo en masa, porque no tenemos el espacio para almacenar grandes cantidades, y además lo hacemos sólo dos personas, y con pocos ejemplares. Y más que difundir un libro, lo que tratamos de difundir es la lectura”, señaló.