• Regístrate
Estás leyendo: Casa sin muñecas
Comparte esta noticia
Martes , 16.10.2018 / 01:02 Hoy

Casa sin muñecas

Merde!

Publicidad
Publicidad

Le digo a un amigo sobre Casa de muñecas, de Henrik Ibsen: “faltaron ensayos, hay un problema con el reparto y no recuerdo en la obra que el autor indicara que el abogado Krogstad tuviera problemas de alcoholismo, un hecho que cambia la perspectiva”. Después pensé si era injusto en los señalamientos porque entiendo las dificultades de hacer teatro con escaso presupuesto, ensayos sin pago y una sala teatral que impone sus tiempos.

El director de la pieza es Mauricio Jiménez, de fructífera trayectoria, que ha logrado sobreponerse a las adversidades del teatro en México. La exigencia a su trabajo tendría que ir in crescendo, no al revés. Porque por su edad no puede aún considerarse un viejito que vive del pasado. Uno puede ser complaciente con los jóvenes pero no con quienes han trascendido en la escena y son ejemplo.

No he dejado de seguir la carrera de Jiménez. En Acapulco, Querétaro, Madrid o la Ciudad de México, he visto sus montajes. Sublime su recreación de la Conquista de México (Lo que cala son los filos), la ascensión y caída de la emperatriz Carlota (adaptación a Noticias del imperio, la novela de Fernando del Paso), los daños humanos a quienes trafican con drogas (Contrabando, de Víctor Hugo Rascón Banda), o su versión personal de la obra de Juan Rulfo (Los murmullos).

Pero algo falla con la casa sin muñecas de Mauricio Jiménez. Se imponen los textos al montaje. Resulta mejor creador cuando él adapta, crea, imagina su versión completa del teatro. Otro ejemplo: su dirección a la obra de Carlos Olmos, Después del terremoto, fue poco menos que un desastre y fue la primera vez que vimos actuar mal a Delia Casanova.

Con Casa de muñecas nos enfrentamos a un texto imposible de eludir. Obra que se adelanta al feminismo. Donde las palabras de Ibsen trascienden el escenario. Es una válvula que estalla, de plena vigencia por la vejación a mujeres. Nora —apariencia ingenua, casi estúpida, pero aguda e inteligente— sortea su desgracia de casada y sumisa, a su plena revolución, en busca de independencia. Un personaje así es un reto actoral de primera magnitud.

Los actores, salvo el marido, Torvald —interpretado impecablemente por Moisés Arizmendi—, no logran convencer en el montaje de Mauricio Jiménez. El director no concilió los niveles de actuación del equipo. O los actores y actrices simplemente no tienen el sustento para semejantes personajes. O falló el casting. Uno esperaría un trabajo excepcional porque la escenografía de Gabriel Pascal logra el encierro en que viven las sociedades machistas.

No sé. El teatro siempre cambia. La obra la vi el año pasado —por ahí andaba el gran Fernando de Ita, que se fue en el primer acto—, y ahora regresa en enero, en nueva temporada. Igual les faltaron ensayos y hoy están mejor. Usted elige ir o no. Por Ibsen, vale la pena.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.