• Regístrate
Estás leyendo: Carteles: las redes sociales del mayo del 68 en el mundo
Comparte esta noticia
Miércoles , 12.12.2018 / 08:55 Hoy

Carteles: las redes sociales del mayo del 68 en el mundo

Sin WhatsApp, Twitter, Instagram o Facebook, los carteles en los muros expresaron las quejas, reivindicaciones e ideales del movimiento en París y en el mundo.
Publicidad
Publicidad

El año es 1968 y el descontento social crecía en París, era el caldo de cultivo de un movimiento que marcaría la historia y tendría eco en varias partes del mundo, incluso en México.

Sin WhatsApp, Twitter, Instagram o Facebook, fue con carteles pegados en los muros que los manifestantes expresaron sus quejas, reivindicaron sus ideales y convocaron a las masas a salir a las calles en aquel “Mayo del 68”, como se conoció aquel el período, el de las mayores huelgas generales de la historia francesa.


                          Las Panteras Negras contra el fascismo

En el 50 aniversario del movimiento contestatario, el Museo de Arte Moderno de Bruselas (MIMA) recuerda con la exposición Get Up! Stand Up! - changing the world with posters (“Despierta! Levántate!- Cambiando el mundo con carteles”) la importancia de aquellos carteles, piezas de artes consideradas como percusores de las redes sociales de hoy.

“Las redes sociales hicieron renacer la respuesta popular, como los carteles al final de los años sesenta. La sociedad ha evolucionado, pero los problemas continúan los mismos: ecología, derechos de las minorías, paz, trabajo, feminismo”, nota el comisario de la muestra, Michaël Lellouche.

Los más de 450 carteles expuestos en el MIMA son parte de la colección privada de mil 200 piezas que mantiene este escritor y escenarista francés, que empezó a coleccionarlos hace unos 20 años.

Muchos de ellos fueron producidos por los alumnos de la Escuela de Bellas Artes de París en apoyo al movimiento estudiantil de mayo de 68, utilizando un método novedoso en la época: la serigrafía.

“Eso permite imprimir carteles por centenares sin grandes medios financieros. Hubo entonces una explosión de carteles que contaminó Estados Unidos, pero también Checoslovaquia y muchísimos otros países”, explica.


                                         Contra el negocio de la guerra

Además del aspecto estético, a Lellouche le encanta también la fuerza política que encierran esos trozos de papel pintados con lemas.

“El cartel puede tener una influencia sobre la opinión pública. Primero porque un periódico se tiene que comprar, con el radio hay que oírlo, con la televisión hay que mirarla. Pero un cartel, todos somos transeúntes en las calles, él se impone a uno”, observa.

“Mayo de 68 no duró más que unos 50 días. De los carteles hablamos aún 50 años más tarde. Son transmisores de un mensaje que se inscribe en el tiempo de manera mucho más durable que los mismo eventos”, incide el comisario de la muestra, que profundiza en el tema con su libro Protest.

Testigos de una época, las piezas de la colección de Lellouche sirven de soporte para revisitar los principales movimientos contestatarios que sacudieron el mundo entre 1968 y 1973.

Más allá de Mayo de 68, los muros del MIMA recuerdan así las virulentas protestas del Partido de las Panteras Negras (Black Panthers Party) por la brutalidad policial contra los jóvenes negros en Estados Unidos; los clamores feministas por el derecho al aborto; el hartazgo de la sociedad estadunidense con la guerra de Vietnam o la masacre de estudiantes en México.


                                   Las bellas artes, la policía y la paz

Procedentes de más de 30 países repartidos entre los cinco continentes, los carteles expuestos incluyen principalmente quejas por mejores salarios y condiciones laborales en varios idiomas, un tema que no sale de actualidad.

Get Up! Stand Up! permanecerá en el MIMA hasta el próximo 30 de septiembre

AG




Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.