Lamentan la muerte de la poeta Carmen Alardín

La artista falleció la madrugada de este sábado en la Ciudad de México a la edad de 80 años; creadores locales lamentan el deceso de la ganadora del premio Xavier Villaurrutia.
Carmen Alardín.
Carmen Alardín. (Cortesía: Roberto Maldonado)

Monterrey

Tristeza y pesar causó la noticia sobre la muerte de la poeta tamaulipeca Carmen Alardín, ocurrida la madrugada del sábado en la Ciudad de México.

Aunque nacida en Tampico (1933) Alardín siempre se reconoció como regiomontana, llegando a vivir a Monterrey desde muy pequeña, como ella lo reconoció en diversas ocasiones.

Las versiones indican que la poeta falleció en su domicilio de la capital del país, donde residía desde hace años aunque frecuentemente regresaba a Monterrey.

A partir del mediodía, en redes sociales empezaron a circular la noticia, causando expectación y tristeza en la comunidad cultural de la localidad.

“Carmen es fundamental para mí, es una poeta a la que quiero mucho. Influyó mucho en mi formación y en mi actitud hacia la poesía, porque era ella como una activista hacia el acto poético”, recordó Minerva Margarita Villarreal, directora de la Capilla Alfonsina Universitaria.

De Carmen Alardín se recordarán obras como “No se pueden detener los elefantes” o “Caracol del río”. Su trayectoria fue reconocida con la obtención del Premio Xavier Villaurrutia con el poemario “La Violencia del otoño”.

Nuevo León la reconoció con la medalla al Mérito Cívico y con la creación del Premio Regional de Poesía “Carmen Alardín” en el 2004.

Por el aniversario 80 de Alardín, celebrado en 2013, la UANL editó la antología poética “Para que las estrellas te recuerden”, coordinada por el también poeta Margarito Cuéllar. También se incluyó su trabajo en la colección “Ráfagas de poesía”, editada en 2013 por Conarte y la editorial El Tucán de Virginia.

En opinión del poeta Iván Trejo, ganador del premio bajo el nombre de Alardín, reconoció en Carmen a una “poeta fundamental de la generación de los 30”, aunque recordó cómo en algún momento la obra de la poeta fue “ninguneada en la localidad”.

“Ella misma vivía la poesía de una forma muy personal, su obra fue ninguneada localmente, estuvieron a punto de desaparecer el premio que lleva su nombre y nunca se ocuparon por darle el reconocimiento que su obra merece. Era una gran persona, es una de las pérdidas que cala hondo”, apuntó.

La poeta tampiqueña fue homenajeada en el Palacio de Bellas Artes en 2008 por su aniversario 75. Se está a la espera que Nuevo León le brinde un homenaje tras su muerte.