Cinco libros para recordar a Carlos Fuentes

En el quinto aniversario de su fallecimiento, recordamos al escritor mexicano Carlos Fuentes con cinco de sus libros más emblemáticos.
Hace cinco años partió el escritor mexicano Carlos Fuentes.
Hace cinco años partió el escritor mexicano Carlos Fuentes. (Especial)

Ciudad de México

El escritor, intelectual y diplomático mexicano Carlos Fuentes falleció un día como hoy, el 15 de mayo de 2012, a la edad de 83 años, víctima de una hemorragia masiva causada por una úlcera gástrica. Con motivo de la conmemoración del quinto aniversario de su fallecimiento, aquí unas recomendaciones literarias con cinco de sus libros más representativos.

TE RECOMENDAMOS: Los discos de la semana: dos joyas y una decepción.

La región más transparente (1958)

La ópera prima de Fuentes toma como título una frase acuñada por el viajero y estudioso alemán Alexander von Humboldt, quien se refería al aire limpio y cristalino que, en aquellos lejanos días previos a los Imecas, distinguía al Valle de México como "la región más transparente del aire". La frase fue repetida por el escritor e intelectual mexicano Alfonso Reyes.

En esta laureada novela, un narrador —de nombre Ixca Cienfuegos— y otros personajes dan fe de la cotidianidad de la sociedad capitalina de mediados del siglo pasado: una mezcla entre locales que han pasado la vida en la Ciudad de México y oleadas de migrantes de los estados que, tras la Reforma Agraria, llegaron a la capital para formar el lumpenproletariado.


La muerte de Artemio Cruz (1962)

Artemio Cruz es el nombre de un empresario y político que, en su lecho de muerte, hace una remembranza de los sucesos de su vida: tanto en el ámbito personal, recordando al amor de su vida, como en el público, destacando varios sucesos históricos como su participación en la Revolución Mexicana.

A través de las memorias de ese personajes —a veces oscuro y siniestro, otras sencillamente humano—, Fuentes pasa revista a la historia política y social del México de la primera mitad del siglo XX, a partir de la Revolución Mexicana y hasta el momento en que fue publicada.


Aura (1962)

Esta novela corta es, quizás, una de las más conocidas de Fuentes, además de ser calificada por muchos críticos como la mejor de su producción literaria y una de las páginas más brillantes de la narrativa mexicana del siglo XX.

La premisa es bastante simple: un joven historiador, de nombre Feiipe Montero, encuentra un anuncio clasificado en un periódico que solicita a alguien de sus capacidades para un trabajo muy bien pagado. El anuncio menciona una dirección, Donceles 815, donde Montero acude para enterarse de que el trabajo consiste en ordenar y editar las memorias de un general ya fallecido, para su publicación; la condición para el trabajo, sin embargo, es que el historiador se mude a la antigua y sombría casa. Los otros dos personajes son la viuda del general, una anciana de más de 100 años de edad, y su sobrina, Aura, una hermosa joven de ojos verdes y pelo negro, de la cual Montero se enamora.


TE RECOMENDAMOS: 'Pedro Páramo' está más cerca del náhuatl de lo que pensábamos.

Gringo viejo (1985)

Esta novela cuenta la historia de un escritor estadunidense que abandona su vida para unirse a las fuerzas de Francisco Villa y, de hecho, tomó su inspiración en una historia real: la del periodista y escritor satírico Ambrose Bierce, quien en la séptima década de su vida cruzó la frontera y llegó a México para narrar la historia de la Revolución Mexicana de primera mano, viajando al lado del 'Centauro del Norte' —la leyenda dice que murió pelando por la causa villista, pues desapareció en diciembre de 1913.

Este trabajo fue la consagración de Fuentes, pues fue el primer libro que triunfó en el mercado de los Estados Unidos. Su éxito fue tal que contó con una versión cinematográfica de 1989, dirigida por Luis Puenzo, con Gregory Peck como el "gringo viejo".


El naranjo (1994)

Este título, a diferencia de los anteriores, es una recoplicación de cinco cuentos. En este renglón, quizá otros habrían recomendado Los días enmascarados (1954) o Cantar de ciegos (1964), considerados volúmenes de relatos emblemáticos o clásicos. Sin embargo, El naranjo tiene otras virtudes: el libro inicia con "Las dos orillas", un cuento sobre la conquista de México —narrado desde la perspectiva de Xerónimo de Aguilar, un español que junto con la Malinche sirvió de traductor entre Cortés y Cuauhtémoc—, pero no sólo la militar sino la otra conquista: la de la fe.

Además de esa extraordinaria pieza de narrativa, el volumen contiene otros cuatro relatos más recientes que los libros anteriormente citados, por lo que podrán ser más próximos e identificables por lectores más jovenes.



FM