• Regístrate
Estás leyendo: Carlos Jurado: el mundo visto con ojos moleculares
Comparte esta noticia
Viernes , 21.09.2018 / 12:53 Hoy

Carlos Jurado: el mundo visto con ojos moleculares

'Moléculas de mundo' reúne fotografías, serigrafías, publicaciones, cámaras, objetos mágicos, videos y títeres del pionero de la foto estenopeica; estará expuesta en el Centro de la Imagen hasta el 6 de noviembre.

Publicidad
Publicidad

Tras volver de su lucha como intelectual en la Revolución cubana y después de casi morir fusilado en Guatemala por razones políticas, Carlos Jurado vivió desde 1968 en los Edificios Condesa de la Ciudad de México y en Xalapa donde fundó la Escuela de artes (después convertida en Facultad) y se dedicó intensamente a crear alrededor del universo doméstico.

“Es su vida cotidiana y hogareña la que le permite ver con unos ojos moleculares, que convierte a los objetos en miniatura y gigantescos a los objetos, a través de su fotografía. Con ello el espacio doméstico adquiere una importancia que muy pocas veces ha tenido en la historia del conocimiento y en la historia del arte”, explica César González-Aguirre, curador de la exposición Moléculas de mundo, material inédito del fotógrafo Carlos Jurado.

Añade: “Quisimos darle un titulo que pudiera ser arriesgado, que fuera más allá del mundo de la fotografía y que nos permitiera pensar e imaginar que lo doméstico es lo molecular y lo global es lo macro. Estos dos niveles están muy presentes en la exposición, en el guion la obra y la distribución espacial de la exposición”.

La selección de obras de este pionero de la fotografía estenopeica en México y, que se podrá apreciar hasta el 6 de noviembre en el Centro de la Imagen, se conforma de 200 objetos: fotografías (en color y blanco y negro), fotoserigrafías, serigrafías, publicaciones y carteles de época, cámaras, objetos mágicos, videos y títeres.

Dispuesta en 5 núcleos, la exposición pretende mostrar aspectos de este artista mexicano de 87 años de edad, nacido en Chiapas y que ha aportado un sinfín de posibilidades a la fotografía para hacerla accesible a todas las personas, no sólo como espectadoras sino como productoras de imágenes.

Después de la introducción a la vida y obra de Carlos Jurado, “le sigue un espacio dedicado al Teatro Petul, un teatro guiñol que usó junto con Rosario Castellanos en Los Altos de Chiapas, en un proyecto del Instituto Indigenista de campañas de concientización de vida ciudadana y derechos humanos en las comunidades indígenas. Petul es el nombre en lengua indígena del nombre que en castellano es Pedro. Este aspecto nunca se había retomado en un espacio expositivo”, dice el curador de la muestra, González-Aguirre.

A continuación hay un espacio dedicado a los Leones blancos de Baltur, la continuación de su libro El arte de la aprehensión de las imágenes y el unicornio, un libro clásico en donde el autor ofreció sus conocimientos sobre fotografía estenopeica y los magos y alquimistas que contribuyeron a su práctica y difusión. Aquí también se aborda el animal mitológico el unicornio, estrechamente ligado a la fotografía esteneopeica.

El cierre del recorrido se hace en un espacio dedicado a Chichai la esposa del artista, donde destacan dos materiales importantes: Desnudo I y Desnudo II, que están tratados con técnicas muy particulares donde interviene el óleo, transfer y la fotografía, por lo cual su cualidad pictórica y cromática de estas piezas es especial.

Entre las piezas, destacan dos videos inéditos: El nacimiento de Frankenstein y La muerte de la momia, las cuales Jurado filmó en 35 milímetros y retratan criaturas fantásticas y seres monstruosos.

“Jurado hizo muchos aportes: rescató técnicas antiguas y les dio un uso vanguardista, al producir las herramientas y materias primas que requería para su obra propone la tecnología alternativa y la independencia de los grandes productores de estos materiales. Además mostró que cualquier persona puede captar imágenes, entre otras cosas más”, dice González-Aguirre.

El Centro de la Imagen se encuentra en Plaza de La Ciudadela No. 2, Centro Histórico de la Ciudad de México.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.