• Regístrate
Estás leyendo: Carlos Amorales: de Venecia a las ‘Turbulencias’ de Lisboa
Comparte esta noticia
Lunes , 22.10.2018 / 22:42 Hoy

Carlos Amorales: de Venecia a las ‘Turbulencias’ de Lisboa

Mientras se mantiene presente en la Bienal de Venecia, el artista plástico mexicano llega ahora a la muestra colectiva ‘Turbulencias’ que se presenta en Lisboa 


Publicidad
Publicidad

El artista plástico mexicano Carlos Amorales (1970) estará presente con su obra de video-animación Useless Wonder en la muestra colectiva de arte contemporáneo Turbulencias, que se inaugura este 8 de septiembre en la Galeria do Torreão Nascente da Cordoaria Nacional de Lisboa.

La exposición, parte de las actividades culturales del año Lisboa Capital Iberoamericana de Cultura 2017, tiene como comisaria Nimfa Bisbe quien señaló previo a la inauguración que “el arte contemporáneo iberoamericano siempre debe proponer preguntas incómodas”.

“Preguntas que en el caso de la obra de Carlos Amorales parecen dar paso al reflejo descorazonador del mundo”, dijo sobre el video-animación de siete minutos del mexicano, “obra que fluctúa entre la génesis y el apocalipsis con cuervos y animales con forma humana que sobrevuelan un mapamundi fragmentado”.

Los obras expuestas en la muestra Turbulencias abordan fenómenos contemporáneos como migraciones, soledad, populismo o consumismo, temas incómodos vistos a través de un conjunto de 40 piezas de artistas contemporáneos iberoamericanos que, en muchos casos, se exhiben por primera vez.

La muestra reúne trabajos de Venezuela, Cuba, España, Argentina y México, y pertenece a la Colección La Caixa de Arte Contemporáneo. Comprende fotografías, esculturas, instalaciones y pinturas, muchas adquiridas recientemente y nunca antes mostradas, pero con un nexo común: inquietar al espectador y enfrentarle a las contradicciones de la sociedad actual.

Al populismo en política, por ejemplo, lo exhibe el cubano Carlos Garaicoa, con su trabajo Aniversario, una ficticia colección filatélica creada a partir de un sello que sí fue creado realmente en 1940 para mostrar a Adolf Hitler con un niño en brazos.

TE RECOMENDAMOS: Apuestan por el arte

A su vez, la colección de fotografías Campos de Batalla. Ultramar, de los españoles María Bleda y José María Rosa, muestran paisajes actuales en los que se produjeron importantes contiendas de conquista o independencia en en varios países de América.

También forma parte de las adquisiciones recientes Banderas rotas, del brasileño Paulo Nazareth, quien dispone 19 monitores en una suerte de barricadas para reproducir grabaciones de diferentes banderas para cuestionar los nacionalismos.

El venezolano José Antonio Hernández-Díez, en su propuesta La Hermandad, compone una metáfora de la lucha por la supervivencia de los niños abandonados a su suerte en las grandes ciudades, a través de la creación y degradación de tablas de patinetas hechas con piel de cerdo.

Son, en suma, relatos que hablan del mundo “con un sentido crítico y político”, destacó Bisbe, quien recordó que esta es la cuarta exposición de arte contemporáneo que preparan en Portugal.

No obstante, Turbulencias es especial porque “hace reflexionar sobre nuestro mundo, naturalmente desde el punto de vista estético” y “nutre el relato, más político y de componente social” sobre la sociedad actual.

TE RECOMENDAMOS: Arrancó en uruguay Mega Bienal de Arte Conteporáneo

Mientras tanto, Carlos Amorales representa también a México en la Bienal de Venecia, que finalizará hasta noviembre próximo, con la obra La vida en los pliegues, una intervención y performance que crea un alfabeto propio y sonoro a través de ocarinas, además de abordar el problema de la migración en un cortometraje con marionetas.

*Con información de EFE

AG

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.