• Regístrate
Estás leyendo: Carlitos y lo lindo de la vida
Comparte esta noticia
Miércoles , 19.09.2018 / 06:30 Hoy

Carlitos y lo lindo de la vida

Radicado desde 1996 en Los Ángeles, el joven maestro del contrabajo y el bajo eléctrico ha desarrollado una importante carrera como músico de estudio.

Publicidad
Publicidad

Amor a primer tacto. En su página de Facebook está de bebé con uno de los bajos de su padre en brazos, muerto de la risa. La música estaba al alcance de las manos. Han pasado muchos años y desde su casa en Los Ángeles, California, llega la risa de Carlitos del Puerto: “¡Esa foto es muy graciosa! Es un bajo cubano, de un señor que se llamaba Dámaso, superamigo de papá, que era el único luthier que había en La Habana en aquel momento. Él le hacía bajos a papá”.

Papá es Carlos del Puerto, bajista fundador de grupo Irakere, una de las glorias del jazz latino. No quería que el hijo fuera músico, pero por fortuna mamá sí lo apoyaba. Dejemos que hijo, es decir Carlitos, nos cuente la historia con todo y paréntesis: “Mamá me llevó a la escuela de música para que hiciera las pruebas de aptitud (en Cuba las escuelas son gratis, pero usted tiene que tener aptitud para lo que va a estudiar). Hice una fila de pruebas y cuando iba a la final, papá se enteró... En ese entonces tenía el pelo larguísimo (así como yo ahora) y se peló a rape para acompañarme a la prueba final, donde nadie lo reconoció. Aprobé y ahí ha empezado mi trayectoria”.

Radicado desde 1996 en Los Ángeles, el joven maestro del contrabajo y el bajo eléctrico ha desarrollado una importante carrera como músico de estudio. Ha grabado con músicos tan diversos como Bruce Springsteen, Quincy Jones, Herbie Hancock, Stevie Wonder y Sergio Mendes, entre muchos otros. Recientemente participó en el disco más reciente de Chick Corea, Chinese Butterfly (Strecht Records, 2017), quien se reúne con su viejo amigo, el baterista Steve Gadd.

Carlitos refiere que Chick fue su primera influencia, pues se volvió loco por él desde que lo escuchó en un casete de su trío con John Patitucci y David Weckel. Emocionado, el músico que el lunes 23 de abril a las 13:00 impartirá una clínica de bajo y contrabajo en Sound:check Xpo en el Auditorio Harman del World Trade Center, cuenta: “Imagínese lo lindo de la vida: que me dé la oportunidad de tocar con este hombre que fue quien en realidad me inspiró a hacer música. ¡Y no es demandante en absoluto! ¡Yo lo respeto y lo amo tanto que cuando estoy en el escenario doy la vida por él! También trabajar con Steve Gadd es increíble. No son intimidantes, ese no es su propósito. Si usted es una persona que se respeta a sí mismo como músico, cuando va a tocar con estos señores toca a un 300 por ciento en el escenario”.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.