Joyce DiDonato conquista Bellas Artes

La cantante estadounidense se presentó en México por segunda ocasión.
Joyce DiDonato2

Ciudad de México

La mezzosoprano estadounidense Joyce DiDonato conquistó anoche al público del Palacio de Bellas Artes que, eufórico, la hizo volver tres ocasiones al escenario para ofrecer igual número de encores, que fueron ovacionados de pie.

“Muchas gracias, son maravillosos”, dijo emocionada, mientras el público se le entregaba luego de un explosivo recital, lleno de matices que permitió apreciar la amplia gama tonal de su privilegiada voz.

Vestida elegantemente de verde, DiDonato arrancó el aplauso desde su aparición en escena. “Hola, México, muchas gracias por estar cantando, feliz en esta segunda vez y lo hago con el corazón”, dijo a sus seguidores que abarrotaron la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

Acompañada por el pianista Craig Terry ejecutó un programa que incluyó las piezas I, de Pablo Luna, "La fluté enchantée" (La flauta encantada) y "L´indfferent" (El indiferente), de la obra de Shéhérazade. Así como “Rinaldo” (Deja que llore), de Georg Friedrich Händel; “Caro mio ben” (Mi bien amado), de Giuseppe Giordani; “Se tu m´ami (Si tú me amas), de Giovanni B. Pergolesi, y “La dama del lago: Tanti Affetti” (Tanto afecto). En los momentos más emotivos el público se levantó de sus asientos y aplaudió con efusividad.




La segunda parte del concierto fue igual o mejor por el contacto que tuvo con el público sobre algunos temas que fueron dedicados a aquellos jóvenes cantantes que se encontraban en la Sala Principal. También vestida elegantemente con un atuendo plateado de luces, volvió para refrendar su conquista, ante un público al que por momentos llegó hasta su corazón.

Al final, el aplauso fluyó eufórico por toda la sala y la hizo salir por lo menos en tres ocasiones al escenario para agradecer la ovación de pie y regalar temas más contemporáneos que invitaron al público a sumarse a la fiesta.

Afuera del Palacio de Bellas Artes, en el corredor Ángela Peralta del recinto, se colocó una pantalla gigante para el deleite del público que pudo apreciar de manera gratuita este bello concierto que ofreció DiDonato.

Ganadora del Grammy como Mejor Solista Vocal Clásico en 2012, la oriunda de Kansas cautiva al público de todo el mundo y ha sido proclamada por The New Yorker como la cantante con la voz más poderosa de su generación.

Debido a la gran demanda en el circuito de los conciertos y recitales, DiDonato ha tenido residencias artísticas en Carnegie Hall y en el Centro Barbican de Londres.

Sus extensas giras incluyen América del Sur, Europa y Asia, y ha aparecido como solista invitada en The Last Night of the Proms, en Londres.