Un cantautor para muchas generaciones

“Para muchos de nosotros, Leonard Cohen fue el más grande autor de canciones; completamente único, imposible de imitar”, afirmó Nick Cave
“Tuve que pelear con mucha gente en muchos niveles, y también por el dinero”, dijo el cantante a inicios de los setenta en una entrevista.
(Xavier Quirarte México)

México

Leonard Cohen, escribió Bruce Elder hace unos años, fue “uno de los cantautores más fascinantes y enigmáticos de fines de los años sesenta, si no es que el más”.

Pero no solo eso, agregaba el crítico, “ha mantenido una audiencia a lo largo de seis décadas de hacer música, interrumpidas por varias digresiones hacia la exploración personal y creativa”.

TE RECOMENDAMOS: ADiós, querido Leonard: música para recordar a Cohen

Aunque llegó tarde a la música, llegó con todo. Ahora que ha fallecido, futuras generaciones hallarán en su música elementos para relacionarlos con su mundo. Jóvenes amantes se reflejarán en una canción como “Suzanne”, una de las más célebres”.

Es tiempo de confiar más en el poder de las palabras. Apenas en julio, recordó ayer The Daily Edge, le escribió una carta a Marianne Ihlen, cuando se enteró de que tenía leucemia. Fue su musa desde los años sesenta, cuando lo inspiró para escribir algunas de las canciones de sus primeros discos, así como su famosa “Bird on a Wire”.

“Bueno Marianne —le escribió el cantautor—, ha llegado el momento en que realmente estamos viejos y nuestros cuerpos se están desbaratando y creo que te seguiré muy pronto”.

El mensaje le llegó a Marianne cuando todavía estaba totalmente consciente, le informó a Cohen su familia en una misiva. “Le dio una profunda tranquilidad saber que conocías su estado —le informaron—. Y tus bendiciones para su viaje le dieron una fuerza extra”.

En Montreal, su ciudad natal, en estos días la bandera está a media asta y, frente a la que fuera su casa, sus seguidores se han reunido a cantar sus canciones

Los pésames fueron encabezados por el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau: “La música de ningún otro artista se sentía ni sonaba como la de Leonard Cohen. Su obra resonó a través de generaciones”.

El político es hijo de Pierre Elliot Trudeau, ex primer ministro, cuyo féretro fue cargado por un cortejo que incluyó a Cohen.

Cohen fue, y seguirá siendo, un maestro de la canción, pues como afirmó Nick Cave: “Para muchos de nosotros Leonard Cohen fue el más grande autor de canciones. Completamente único e imposible de imitar, aunque hayamos tratado tanto de hacerlo. Será profundamente extrañado por muchos”.

Cuando Cohen recibió el premio Príncipe de Asturias en 2011, habló sobre el génesis de su originalidad y que hoy conviene recordar. ““Ustedes saben de mi profunda conexión y confraternización con el poeta Federico García Lorca —dijo en su discurso—. Puedo decir que cuando era joven, un adolescente, y buscaba una voz en mí, estudié a los poetas ingleses y conocí bien su obra y copié sus estilos, pero no encontraba mi voz. Solamente cuando leí, aunque traducidas, las obras de Federico García Lorca, comprendí que tenía una voz. No es que haya copiado su voz, yo no me atrevería a hacer eso. Pero me dio permiso para encontrar una voz, para ubicar una voz, es decir, para ubicar el yo, un yo que no está del todo terminado, que lucha por su propia existencia”.