El campanario, legado arquitectónico de Reynosa

Con más de 180 años de antigüedad, la pieza que cuenta con un reloj traído de España, es la más añeja con la que cuenta la ciudad fronteriza.
Campanario de la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe en Reynosa.
Campanario de la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe en Reynosa. (Notimex)

Reynosa

El campanario de la parroquia de Nuestra Señora de Guadalupe, que data de hace 180 años, es el principal legado que se tiene desde la fundación de Reynosa, un 14 de marzo de 1749.

En el marco del 266 aniversario de la ciudad fronteriza, el antropólogo y cronista de la ciudad fronteriza, Martín Salinas Rivera, indicó que el campanario localizado en el primer cuadro, es la pieza más antigua y representativa del legado arquitectónico que se conserva.

Comentó que de 1799 a 1803 se llevó a cabo el proceso legal del traslado de la Villa de Reynosa, a unos 22 kilómetros de distancia, a la Loma de San Antonio, hoy Reynosa, debido a circunstancias meteorológicas que propiciaron una inundación en el verano de 1802.

Martín Salinas refirió que fue en 1810 cuando se empezó a construir con otro tipo de material la iglesia, pero dado que no se lograban avances se pospuso su edificación y que fue hasta 1835 cuando se terminó la primera etapa de construcción de cal y canto del antiguo templo de Nuestra Señora de Guadalupe, iniciado 25 años antes.

Refirió que la parte superior del campanario, alberga asimismo un reloj, que fue traído de Europa, y que se incorporó en el año de 1898.

"La torre del campanario es lo único que se conserva en la actualidad del primer templo que fue demolido en 1950 para la construcción de la nueva parroquia, de corte modernista que se consagró en 1956", expuso.

Martín Salinas recordó que en sus inicios, esta zona estaba habitada en mayor porcentaje por indígenas, cuya lengua era el comecrudo y quienes eran muy aficionados a los festejos religiosos.

"La ceremonia más significativa entre los indios era aquella en donde expresaban sus creencias religiosas, a la vez que era un ritual que mantenía la cohesión social de la tribu", manifestó.

Comentó que con la llegada de los españoles a esta zona, la religión cobró más fuerza y por ello los frailes que dominaron la región mandaban construir iglesias y templos.

Por su parte, la coordinadora de la comisión de participación ciudadana y cultura del ayuntamiento, regidora Martha Jimena Valdez Morales, subrayó que el campanario de la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe es una de las principales reliquias locales y expresó que a través de diversas actividades buscan revivir el pasado histórico de esta ciudad.