Crecen las orquestas, pero no las escuelas de música

Rolando Valdés, pianista y Juan Carlos Lomónaco, director invitado por la Camerata de Coahuila, coincidieron en que la conformación de agrupaciones se debe a la apertura en el gusto del público.
En México, crece el número de orquestas, no así el de las escuelas de música.
En México, crece el número de orquestas, no así el de las escuelas de música. (Miguel González)

Torreón, Coahuila

En México, en las últimas 5 décadas, la conformación de agrupaciones clásicas ha crecido sustancialmente, aunque no lo haga de la mano de la instalación de escuelas para la formación de músicos profesionales.

Este fenómeno va aparejado con el hecho de que en los últimos años, se ha intentado atraer al público cambiando los repertorios, estableciendo programación de música infantil y juvenil y haciendo que las agrupaciones salgan de la sala de concierto para ofrecer su música.

Para el joven pianista mexicano Rolando Valdés, lo que se pretende hacer es cambiar la percepción de que la música clásica es sólo para adultos mayores.

"Yo creo que se puede atraer al público joven con programas que se implementan hoy en día, conciertos infantiles y también que las orquestas salgan de las salas de concierto, se acerquen a foros más abiertos y a públicos más juveniles", apuntó.

Este músico profesional quizá alcance los 27 años de edad. Sin embargo ya da clases particulares en Alemania, país donde radica y continúa su capacitación profesional.

"Hace 50 años había 4 o 5 agrupaciones sólidas como la Filarmónica de la UNAM, la Orquesta de Jalisco o la de Guanajuato. Ahora hay muchísimas más, hay casi 30 en todo el país".

Sin embargo y aprovechando su estancia en México, estará ofreciendo un curso magistral en la Escuela Superior de Música, en la Ciudad de México, que replicará en la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Por su parte Juan Carlos Lomónaco, director de orquesta invitado a dirigir el décimo concierto de temporada de la Camerata de Coahuila y quien se desempeña como batuta titular de la Orquesta Sinfónica de Yucatán, mencionó que siempre será más difícil la difusión de la música clásica en un país donde los presupuestos se recortan.

No obstante, se dijo contento al ver que México ha crecido en el campo de la música, lo que se refleja en el aumento de conformación de orquestas, que se mantienen con esfuerzos extraordinarios.

"Recordemos que las orquestas más antiguas en México tienen alrededor de 100 años, la Orquesta de Xalapa, la Orquesta Sinfónica de Nacional de México y en aquel entonces había 2".

"Hace 50 años había 4 o 5 agrupaciones sólidas como la Filarmónica de la UNAM, la Orquesta de Jalisco o la de Guanajuato. Ahora hay muchísimas más, hay casi 30 en todo el país".

Lomónaco detalló que en particular, en los últimos 15 años han surgido varias agrupaciones, muchas de gran importancia, situación que contrasta con la ausencia de espacio para la academia.

"Ha crecido conforme ha crecido el país, es una demanda importante, hay muchos músicos que ya han dado clases de varias generaciones y esto ha nutrido las posibilidades de hacer más orquestas sinfónicas en el país", acotó.

JFR