Ofrece música clásica en medio del bullicio

Alan Contreras empezó a tocar su violín en la calle para costear sus gastos en la prepa.
Los artistas buscan captar la atención de las personas que transitan por el lugar.
Los artistas buscan captar la atención de las personas que transitan por el lugar. (Gustavo Mendoza Lemus)

Monterrey

Rodeado de vendedores de ropa pirata, cosméticos o antenas para televisión, Alan Contreras Montemayor toca el violín tratando de llevar la música clásica en medio del bullicio de un viernes por la tarde.

Instalado en la calle Padre Mier casi al cruce de Juárez, pone el estuche del violín en el piso para recibir una moneda mientras toca. Hijo de padre violinista, empezó a tocar desde los ocho años.

Considera que la música es el lenguaje universal por excelencia. De niño participó en el proyecto Orquestas Populares de México, y con el apoyo de su hermano y amigo es que decidió tocar en calle Morelos.

A sus 16 años decidió tocar en la calle pues no lo contrataban por su edad y había necesidad de conseguir dinero.

"Así empecé vine aquí para sacar algo de dinero para los o lo que se ocupaba en la prepa", menciona Alan Contreras.

A su parecer, es más honesto pedir dinero ofreciendo su esfuerzo a través de la música que sólo pedir por necesidad.

"Vengo porque ocupamos una ayuda económica pero no veo positivo el solo levantar la mano y pedir una moneda. Me gusta que la gente escuche la música, una señora una vez me dijo que le alegré el día y eso es muy bonito para nosotros", relató.