• Regístrate
Estás leyendo:
Comparte esta noticia
Martes , 19.06.2018 / 05:12 Hoy

Buscan reactivar Museo de la Batalla de Monterrey

Su construcción en los condominios La Finca se anunció en los últimos días de la administración de Margarita Arellanes pero los vecinos se opusieron y se detuvo el proyecto.

Publicidad
Publicidad

Gustavo Mendoza Lemus

Los investigadores, historiadores y aficionados a la historia no pierden el interés por ver conformado el Museo de la Batalla de Monterrey, anunciado por la administración de Margarita Arellanes y que la actual administración no ha impulsado.

En su sesión mensual, celebrada en el Archivo General del Estado, acudió Héctor Morales Rivera, secretario de Obras Públicas en Guadalupe, quien se comprometió en apoyar la iniciativa y presentarla personalmente al alcalde de Monterrey, Adrián de la Garza.

El museo fue anunciado en los últimos días de la administración anterior, el cual con 20 millones de pesos se instalaría en un predio municipal ubicado en los condominios La Finca.

Sin embargo, vecinos del sector se manifestaron en contra, ocasionando que el proyecto esté detenido.

"Buscaremos una entrevista de inmediato con el alcalde (de Monterrey) y su secretario de Ayuntamiento con el propósito de agilizar el papeleo porque obviamente no se ha hecho nada", refirió Morales Rivera.

A la sesión también acudió Ignacio Mendoza Valadez, director de Cultura y Expresión Artística del municipio del Monterrey, para escuchar esta demanda.

Por su parte Pablo Ramos, de la asociación Amigos de la Batalla de Monterrey, mencionó que buscarán acudir al Ayuntamiento de Monterrey para insistir sobre el proyecto del museo.

"Un hedor a muerte"

El historiador e investigador, Enrique Tovar Esquivel, ofreció una charla donde a través de testimonios de la época reconstruyó cuál sería el olor de Monterrey tras la batalla de mexicanos y norteamericanos el 21 de septiembre de 1846.

A través de las crónicas de soldados norteamericanos, se describen montículos de tierra donde descansaban los cadáveres, humaredas para quemar los cuerpos así como los restos de animales sin sepultar.

"El primer día del enfrentamiento dejó un gran número de muertos, siendo el Fortín de las Tenerías uno de los sitios que registró más bajas. Con los cadáveres de los soldados insepultos y los animales muertos corrompiendo el aire de las calles desoladas", describió Tovar, investigador del INAH Nuevo León.

Esta situación ocasionó el "aumento de los hedores" por toda la ciudad, la cual había sido vaciada por sus ciudadanos.

Como podía esperarse, con los meses se empezaron a esparcir enfermedades que afectaban a los pocos pobladores que se habían mantenido o que regresaban del exilio provocado por la guerra, destacó Enrique.

"Monterrey terminó siendo un gran cementerio", agregó el historiador.

En septiembre de 1846 Monterrey fue invadido por el ejército norteamericano, ocasionando cuantiosas bajas humanas luego de tres días de enfrentamiento. Estados Unidos estuvo rigiendo la ciudad durante dos años, hasta que salieron del país.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.