Buscan cuidar a la Monarca durante todo su trayecto

Piden expertos que no solo se concentren los esfuerzos de conservación de la mariposa en sus sitios de hibernación.
Tras cruzar el río Bravo, recorren 900 kilómetros a lo largo de 11 estados.
Tras cruzar el río Bravo, recorren 900 kilómetros a lo largo de 11 estados. (Nelly Salas)

México

A partir de observaciones ciudadanas, investigadores del Instituto de Biología (IB)de la UNAM, en coordinación con la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), identificaron la ruta migratoria de la mariposa monarca; con ello buscan proteger los sitios por donde ésta transita a su paso por México y así salvar de la extinción el fenómeno migratorio del insecto.

Tras cruzar el río Bravo, las     monarca recorren 900 kilómetros a lo largo de 11 estados. Solo vuelan de día, avanzando entre 70 y 130 kilómetros diarios, y descansan en árboles que les brindan protección y que están cerca de cuerpos de agua.

 “Esto es importante, porque tradicional e históricamente se habían concentrado los esfuerzos de conservación exclusivamente en los sitios de hibernación, pero con esta nueva visión se pretende expandirlos a través de la ruta migratoria de México y eso no se hacía”, señaló Víctor Sánchez Cordero, director del IB.

En entrevista con MILENIO, luego de presentar el mapa de la ruta migratoria, ante la Vigésima Reunión Anual del Comité Trilateral Canadá-México- Estados Unidos para la Conservación y Manejo de la Vida Silvestre y Ecosistemas, realizada en San Diego, California, Sánchez Cordero explicó que se trata de un primer modelo el cual personal del IB y de la Conanp confirmarán con trabajo de campo. Esta semana emprendieron un recorrido terrestre por cuatro estados para verificar que las monarca transitan por los sitios identificados en su retorno a Norteamérica.

 “Primero tenemos que confirmar que efectivamente están pasando por ahí las mariposas, definir para qué están utilizando estos sitios y hacer monitoreo general de biodiversidad para darle mayor relevancia  a la conservación de estos puntos. Dentro de las metas de conservación que tiene México, en esta zona se podrán decretar instrumentos de conservación o fomentar otros que no necesariamente sean protección, sino conservación con trabajo de la gente, por ejemplo, pago de servicios ambientales”, explicó Francisco Botello, investigador del IB.

Señaló que de tal forma que no solamente se está promoviendo la conservación del fenómeno migratorio, “sino que al hacerlo también se conservan muchas otras especies y procesos”.

Sánchez Cordero indicó que lo que se hizo en su laboratorio fue usar una metodología para construir el modelo de una red de áreas de conservación, en el que se identificaron 52 especies de plantas, ente árboles, arbustos y malezas que el lepidóptero utiliza para alimentarse o percharse.

 “El modelo muestra que es una ‘L’ invertida que corre a lo largo de la Sierra Madre Oriental y la planicie del Golfo, hasta la faja transvolcánica mexicana (…) En la medida en que más sepamos sobre estas especies de plantas, mejor podemos tener un modelo de conservación de la ruta migratoria. Entonces este es un primer paso es muy importante, requiere muchísima investigación para que cada vez se vaya mejorando el modelo de un instrumento mucho más efectivo de conservación de la mariposa Monarca”.