Los 'booktubers', líderes multimedia de opinión literaria

Una de las novedades que han traído las nuevas tecnología para una mayor difusión de la lectura a través de la reseña es el uso que los jóvenes dan a herramientas como YouTube, el blog y las redes ...
Los booktubers.
Los booktubers.

México

Durante años existió un debate acerca del futuro de la cultura impresa frente al vertiginoso desarrollo de las nuevas tecnologías: los más pesimistas apostaban por la desaparición de la primera o su disminución casi a lo mínimo, en especial para el contacto directo: el libro impreso en la mano frente a la pantalla digital, la visita a un museo contra las posibilidades multimedia de la computadora o, en la actualidad, de las tabletas.

Sin embargo, el diálogo parece ser más estrecho de lo que se supondría en años pasados, en especial entre los más jóvenes, los duchos en asuntos de la multimedia: en la grabación de un video, su edición, convertirlo a algún formato específico y, por supuesto, difundirlo a todo el mundo a través de internet, como sucede con un fenómeno que en el mundo del español apenas si tendrá un año de existencia: el de los booktubers.

YouTube es su principal campo de trabajo —de allí proviene su nombre apelativo—, pero aprovechan todo lo que las nuevas tecnologías y las redes sociales ofrecen para compartir sus gustos por la lectura; algunos lo hacen de manera cotidiana, mientras otros ofrecen sus comentarios solo cuando un libro les despertó interés. Hacer un recuento del número de booktubers existentes es un tanto complejo, lo que sí es que ya se habla de cientos y no solo en español.

Desde la perspectiva del escritor Alberto Chimal, las reseñas en video como las de los booktubers siempre son un modo interesante de utilizar una plataforma que ya tiene tiempo de haberse establecido y que los jóvenes usan mucho; incluso se dice extrañado de que se hayan puesto de "moda" recientemente, cuando existen desde hace tiempo, "pero lo cierto es que la tecnología se abre paso por sí sola a muy baja velocidad".

"Son generaciones que han crecido en un mundo 'transmediático', en el que no es tan raro que historias, personajes e ideas se transmitan a la vez por muchos medios distintos sin desmedro (al menos en teoría) de ninguno. Otra diferencia: no están necesariamente interesados en la 'alta cultura', y en muchas ocasiones se especializan en segmentos muy diferentes y muy específicos del mundo editorial".

Pilar Gordoa, directora de Marketing de Penguin Random House México, asegura que con el tiempo los booktubers se convierten en líderes de opinión en la redes sociales, "ya que gozan de credibilidad entre sus espectadores, porque hablan su mismo idioma, son frescos y recomiendan, sin ningún tipo de interés más que el de la lectura, los libros que leen".

Cápsulas virales

Una de las características de los booktubers es su edad: la gran mayoría son jóvenes inmersos en los lenguajes tecnológicos contemporáneos, algunos aún son estudiantes —desde bachillerato hasta la universidad—, y comparten sus gustos o sus encuentros con ciertos títulos, desde la novelista inglesa del siglo XIX Charlote Brontë, con Jane Eyre; Orgullo y prejuicio, de Jane Austen, hasta Bajo la misma estrella, de John Green; Percy Jackson, de Rick Riordan, y por supuesto toda la saga de Harry Potter, entre otros textos que han comentado recientemente.

De alguna manera, el reseñista tradicional funciona como un árbitro o autoridad que determina la validez general de las
obras que evalúa; incluso, solía pasar que los críticos más "poderosos" eran quienes decidían el canon: quién entraba y quién no, qué era digno de leerse y qué no.

"La situación ya es distinta", enfatiza Chimal, autor del título La generación Z: "Los lectores ya no aprenden necesariamente a buscar ni a obedecer a esas autoridades 'infalibles', pero muchas personas formadas en los modos del siglo pasado no se han dado cuenta".

De acuerdo con Pilar Gordoa, el trabajo de los booktubers sirve mucho para lograr la recomendación boca-oreja de un libro entre los jóvenes lectores, pero al mismo tiempo contribuyen a persuadir a aquellos jóvenes no lectores porque con un lenguaje coloquial y a través del medio audiovisual, retienen el interés de sus seguidores.

"El contenido de cada cápsula se viraliza rápidamente, lo que nos permite llegar a un público mayor de manera espontánea. En la era de compartir y conectar, ellos comparten su experiencia de lectura, sea buena o mala, y con su estilo conectan con los espectadores que les siguen y que, incluso, ya están a la espera de ver el próximo video".

En el aprovechamiento de las nuevas tecnologías, los blogs también han sido una herramienta muy utilizada por los jóvenes para transmitir sus experiencias de lectura: Hojeando mundos, Mi mundo de libros, Eternamente en tiniebla, Chaos ángeles o El final de la historia son algunos blogs que existen en la actualidad, pero ya se cuentan más de 70, administrados en distintas partes del país, cuya única apuesta es compartir aquellos libros que les gustan.

[Dé clic sobre la imagen para ampliar]