El blues ha sobrevivido a las modas: Fito de la Parra

“Los músicos no nos retiramos, los músicos nada más morimos”, afirma el autor de "Living the Blues", volumen que llega a México.
La música negra, el blues y el rhythm and blues lo hicieron dejar el pop.
La música negra, el blues y el rhythm and blues lo hicieron dejar el pop. (Xavier Quirarte)

México

Fito de la Parra no es profeta en su tierra. Hace unos días vino a la Ciudad de México para presentar su libro Living the Blues. Una historia de música, drogas, muerte, sexo y supervivencia, libro escrito originalmente en inglés y traducido al francés, alemán y español, pero que no se ha publicado en México, a pesar de que una parte de la historia sucede en nuestro país.

El baterista del grupo Canned Heat cumplió recientemente 70 años, aunque parece tener al menos diez años menos. El hecho de que su libro no esté en su patria no le amarga la existencia. Al frente de la banda que comenzó a construir su leyenda luego de su participación en el Festival de Woodstock sigue esparciendo el legado del blues por todo el mundo... con excepción de México.

Fito ha sobrevivido las muertes de Alan Wilson, Bob Hite y Henry Vestine, almas incendiarias de Canned Heat, con quienes mantuvo una relación de amistad muy profunda. "A veces me alucino que un día me van a entrevistar y me van a decir: 'Eres el último que queda vivo de Woodstock, cuéntanos la historia'. Y ahí voy a estar contando —dice entre risas—, pero es solo una ilusión".

Lo que es muy real, es la devoción con la que Fito de la Parra ha mantenido al grupo con vida. Junto con el bajista Larry Taylor, Wilson, Hite y Vestine, los fundadores de la banda, llevó el mensaje del blues y el boogie a una generación que estaba en plena época de hipismo. Bajo su liderazgo la banda se ha mantenido con vida, con alrededor de un centenar de conciertos por año.

Mientras devora un plato de huevos a la mexicana, que religiosamente come en una fonda de la colonia Narvarte cada vez que viene a México a ver a su familia, se pregunta. "¿Cómo es que me publicaron mi libro en España, Francia y Alemania, y aquí no? Lo único que hice fue mandarles el original".

Afirma entonces que "nadie es profeta en su tierra. El libro salió en inglés en 1998. Al principio estaba muy entusiasmado de sacar la versión mexicana. Esperaba que alguna editorial se interesara, como el Fondo de Cultura Económica, porque no es un proyecto que haya hecho por dinero, sino para dejar un legado, la historia de un músico mexicano".

Al preguntarle sobre la importancia de Canned Heat, De la Parra responde que es "una banda clásica. Venimos de la época del renacimiento del rock de fines de los sesenta, que no ha habido ya un movimiento así. Lo demás han sido puras modas. Por eso nos consideran clásicos".

¿Cómo defines el blues?

El blues es una forma musical primitiva que apela al sentimiento primal. Es lo que hace que sea tan sabroso, porque es una forma primitiva que a veces sólo tiene un cambio de acorde o tres. El blues es como los perfumes: todos tienen alcohol y otras sustancias, pero no todos son iguales, así cada blues tiene una textura distinta.

Y no cualquiera toca el blues como debe ser...

Me molesta que muchos músicos digan que el blues consta de tres acordes y que todo suena igual. Eso no es cierto: hay diferentes texturas, dramatizaciones, matices... Si sólo estás pensando en tu ego y quieres demostrar que lo bueno que eres, mejor ni te dediques al blues.

¿Qué te acercó al blues?

Cuando empecé a escuchar esa música le tuve que dar la espalda al pop, que era lo que estábamos tocando en México. No era que hubiera falta de talento o de amor a esa música, simplemente la manera en que me pegó la música negra, el blues y el rhythm and blues me hizo cambiar. Esa integridad pagó muy bien: me fui a Estados Unidos y casi por el destino encontré gente que sentía esa música como yo. Si no he llegado con estas credenciales musicales no hubiera terminado tocando con un grupo como Canned Heat.

¿Cómo era al principio tocar blues?

Era lo más anticomercial y anti lo que quieras. Sigue siendo no comercial, pero es permanente. El blues ha sobrevivido todas las modas, es una forma musical que representa cultura, es igual al jazz. Canned Heat fue de los primeros grupos blancos que promovieron el blues. Nuestra misión era educar al resto del mundo para que apreciaran que la forma musical del blues es una manifestación cultural.

¿Piensas en el retiro?

Los músicos no nos retiramos, los músicos nada más morimos. El músico se retira ¿a qué? Ve a todos mis ídolos: Gene Krupa, Buddy Rich, John Lee Hooker... tocaron casi hasta el final de su vida: una semana antes de morir estaban tocando. Así es nuestra vida, es parte de ser músico. Es muy raro el músico que diga: yo me retiré a los 60 y ya nunca toqué una nota. Los músicos de verdad no nos retiramos. Ahí caemos muertos un día y ya.