• Regístrate
Estás leyendo: Bibliotecas que resguardan libros y niños solitarios
Comparte esta noticia
Domingo , 27.05.2018 / 09:15 Hoy

Bibliotecas que resguardan libros y niños solitarios

Promotores de centros culturales de Tonalá y Tlajomulco, además de desarrollar programas de su ámbito, funcionan también como niñeras.

1 / 3
Publicidad
Publicidad

Arllete Solano

La situación no es exclusiva de Tonalá, está sucediendo en los lugares donde hay pobreza, dice convencida Teresa Figueroa, promotora y funcionaria de gobierno en el área cultural. Los padres de familia no tienen otra opción más que salir a trabajar temprano por la mañana para cruzar la ciudad hasta su locación de trabajo y regresar al anochecer. En otros casos, el papá está encarcelado y la madre debe sostener a la familia, apunta la bibliotecaria Claudia Reos, de manera que los niños que pasan el día solos encuentran asilo en la red cultural.

Tlajomulco y Tonalá comparten esta problemática social y la situación ha tomado por sorpresa a profesores de arte y promotores de lectura que sin dudarlo se hacen cargo de niños que a falta de tutores abarrotan los centros culturales. “Nos parece maravilloso que acudan a jugar, a divertirse y aprender de diferente manera, a mirar otras cosas. Pero nos alarma que la mamá los deja y le corre y parecemos guardería, pero sin responsabilidad mutua”, aclara la directora de Cultura de Tonalá, Elena Venegas.

En el presupuesto gubernamental, la cultura es la menos favorecida y casos extremos los empleados deben hacer milagros hasta con recursos propios. En Loma Dorada, la biblioteca Benjamín García Barragán es un ejemplo de falta de atención pese a resultados afortunados y es que el sitio, ubicado en el epicentro de uno de los focos rojos de Tonalá, compartía instalaciones con la delegación donde el ayuntamiento brinda diversos servicios, entre ellos el de entrega de despensas.

Utilizando esa motivación, la municipalidad convenció a los vecinos de que se desalojara la biblioteca para ampliar el despacho. “Al principio la gente apoyó que se cerrara la biblioteca, y los que más apoyaron para que se conservara fueron los niños. Hicieron su valla, lloraron, gritaron patalearon. Los que estuvieron al pie del cañón reclamando su espacio fueron los niños”, dice aún consternada Evelyn Andraca de Alba, quien fue encargada del sitio y obtuvo mención honorífica en el premio México Lee por las historias de bibliotecas que ha vivido.

Eso fue hace tres meses y ese lugar ahora está casi desmantelado, aún así Claudia Reos, la educadora que quedó a cargo, recibe hasta 20 pequeños diariamente que sólo tienen que cruzar el parque para llegar y sentarse a dibujar y escuchar cuentos. Ella comenta que antes tenían internet y los jóvenes acudían todo el tiempo con sus propios dispositivos porque en uno de los recurrentes asaltos que sufrió el lugar, se robaron las computadoras. Ahora ella hace malabares para comprar crayolas y acuarelas, relee el poco acervo restante e intenta proteger el lugar colocando madera y cartones en las ventanas que tienen rotos los cristales.

En la biblioteca Ricardo Yáñez, la encargada Gloria Toscano lleva un registro puntual de asistentes que ascienden a más de mil por mes, la mayoría de niños entre 6 y 17 años de edad. Es uno de los centros con más movimiento, y aún así los ejemplares disponibles no llenan la estantería, esto debido a que entre los servicios más recurrentes está el préstamo de libros, dice la encargada.

En la colonia Jalisco segunda sección, está el centro bibliotecario más antiguo con 24 años trabajando y que hoy atiende a alrededor de 500 usuarios, la mayoría de ellos niños. Recientemente se mudaron a nuevas instalaciones en la plaza central donde tienen una amplia área equipada con sillas de metal, computadoras y mesas. Pero las encargadas extrañan el edificio de enfrente donde estaban antes, pues en este, los ventanales no están bien sellados y filtran agua, así que deben trapear hasta dos veces por día en este temporal.

Megaguarderías culturales

En Tlajomulco, la historia es más favorable para los niños y jóvenes en situación vulnerable. Víctor Castillo, director de cultura municipal relata que en los últimos seis años han logrado establecer centros multidisciplinarios en el polígono más afectado, en Chula Vista y el Valle donde se concentra casi la mitad de la población de todo el municipio.

En Santa Fe, se recuperó una planta de tratamiento donde ahora imparte desde gimnasia hasta muralismo. El caso de El Valle es aún más afortunado porque se construyó un imponente edificio con excedentes de dinero y materiales de otros proyectos de Obras Públicas. En ambos centros los niños tienen opciones gratuitas en una amplia gama deportiva y artística durante todo el día y para todas las edades.

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.