• Regístrate
Estás leyendo: Ben Sack dibuja alucinantes ciudades imposibles en tinta
Comparte esta noticia
Jueves , 13.12.2018 / 00:42 Hoy

Ben Sack dibuja alucinantes ciudades imposibles en tinta

En Gallery Weekend 2017 se inaugurará la expo 'Ad Infinitum' este 10 de noviembre en la Galería Ethra, de la Ciudad de México.

Publicidad
Publicidad

Ante los dibujos a tinta del artista estadunidense Ben Sack, con su intrigante mezcla arquitectónica de estilos y culturas, donde la realidad se da la mano con la ficción, y el pasado con el futuro, uno piensa en Las ciudades invisibles de Italo Calvino. En su nota preliminar, el escritor advierte que en su libro "no se encuentran ciudades reconocibles. Son todas inventadas".

Algunas de las ciudades concebidas por Sack se podrán apreciar en la exposición Ad Infinitum, que se inaugura este viernes 10 de noviembre a las 19:00 horas en el Galería Ethra (Londres 54, colonia Juárez). La muestra forma parte de Gallery Week End 2017, que ese fin de semana reunirá exposiciones con más de 100 artistas en 35 galerías y espacios independientes.

TE RECOMENDAMOS: ¿Por qué un insecto mexicano era el favorito de Van Gogh?

[OBJECT]En entrevista, el dibujante dice que siempre le han atraído las casas y edificios, así como la relación que se establece entre ellos y el paisaje. "Mi trabajo es resultado de una evolución en la que siempre ha tenido que ver la arquitectura", cuenta en tono jovial.

Códice, Fuga de Júpiter, Rimando magnitudes, Obra del tiempo, Estudio imperial, Mapamundi, Red depositaria de antologías, son algunas de las obras donde todo lo imposible es posible. La arquitectura —ha dicho el artista— "es mi pintura, y como la pintura, debe ser flexible".

[Depository Network of Anthologies | Ben Sack]

Aunque a Sack le interesa el pasado, también tiene pasión por el futuro. "Todo ha evolucionado a partir de elementos muy antiguos, simplemente es un desarrollo del arte y de la historia arquitectónica. Me gustan las similitudes que se pueden dar, especialmente entre geometrías sencillas: cuadrados, círculos, triángulos... Todo está ahí".

Nacido en Los Ángeles, California, Sack vivió luego en Washington D.C. Considera que el medio ambiente tuvo que ver con el desarrollo de su arte. "Em Washington había muchos edificios en construcción y, cuando eres chavo, eso es bastante padre, lo mismo que ver los camiones materialistas. Los fines de semana iba con mis padres a ver los nuevos edificios, en los que se organizaban recorridos donde podías ver los planos. Eso fue para mí muy inspirador".

Sus dibujos son complejos vericuetos de construcciones que fusionan épocas y culturas en un diseño con lógica propia, en ocasiones desquiciante. Realizar cada uno le toma más o menos seis horas, aunque algunos los concluye en dos meses, en dos días o en un par de horas. Todo depende del tamaño del dibujo y del grado de detalle.

[The gift to myth | Ben Sack]

¿Qué libros alimentan tus visiones?

Me gusta consultar libros de mapas, porque te dan una idea de dónde estás, a dónde has ido y hacia dónde te diriges. Trato de leer lo más posible sobre historia política, historia económica, historia del arte y de la arquitectura. Todo esto es fascinante. También me inspira la ciencia ficción, mismo que los hechos científicos, la ingeniería, la mecánica... Mis intereses son muy amplios.

¿Imaginas a la gente que vive en estas ciudades ficticias?

[OBJECT]Es inevitable pensar en la gente que podría vivir en las ciudades que dibujo. ¡Claro que eso es únicamente ficción! Dejo que la gente imagine la población de estas ciudades, que cree su propia gente, sus propias historias.

¿Qué piensa de los arquitectos?

Son mis hermanos de espíritu. Cuando conozco alguno, generalmente su respuesta ante mi trabajo es muy positiva. Algunos dicen: eso es imposible, pero encuentran que mis dibujos son curiosos y entretenidos. A los niños les encantan. Yo mismo empecé a dibujar edificios desde niño.

En la vida real algunas de las ideas que plantea en sus dibujos son posibles: la arquitectura antigua convive con la futurista.

Exacto: vas por una cuadra y estás en el pasado, nada ha cambiado, pero caminas otra cuadra y te mueves dos siglos adelante, dos cuadras más y ya estás en el futuro. La Ciudad de México es un terreno fértil para muchas ideas, lo mismo que Shanghái y Singapur, donde hay una tendencia futurista, pero también un respeto por el pasado.

—¿Sueñas con estas ciudades?

Mmmm. ¡Solo cuando estoy despierto!

[Reverie in theaters of time | Ben Sack]

ASS

Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta página, mismo que es propiedad de MILENIO DIARIO S.A. DE C.V.; su reproducción no autorizada constituye una infracción y un delito de conformidad con las leyes aplicables.