Lanzan balón gástrico en cápsula ingerible

El dispositivo, que se traga con agua y después se infla, además de evitar la cirugía es más ligero y no causa secuelas, como mareos, dolor o vómito.

México

En México las personas con sobrepeso cuentan con una nueva opción terapéutica para bajar en tres meses hasta 15 kilos sin necesidad de someterse a una cirugía: se trata de un balón gástrico en una cápsula ingerible que al llegar al estómago se infla.

Al igual que los balones que se implantaban con una intervención quirúrgica, este método disminuye la compulsión por comer de más al dar una sensación de saciedad con menos comida.

La ventaja de no padecer sobrepeso es que la persona tiene en promedio 15 años más de vida al evitar enfermedades como diabetes e hipertensión, así como infartos coronarios y cerebrales.

Sistema novedoso

Rafael Álvarez, médico cirujano y especialista en enfermedades metabólicas del Hospital Ángeles, y su homólogo italiano Alfredo Genco, jefe del Departamento de Ciencias Quirúrgicas Paride Stefanini en el Hospital General Umberto I de Roma, Italia, detallaron que luego de que el paciente se traga con agua la cápsula, el médico utiliza un tubo que la acompaña para inflar el balón con nitrógeno para que ocupe un volumen de 250 centímetros cúbicos en el estómago.

La intervención, que tiene un costo aproximado de 30 mil pesos, dura 15 minutos y no se requiere sedación ni hospitalización. Tras 12 semanas se retira mediante endoscopia, es decir, se pincha el globo y se retira también vía oral.

Hace seis meses el procedimiento fue aprobado por la Cofepris para personas con sobrepeso y hasta la fecha se ha implementado en 75 pacientes (adolescentes y adultos), de los cuales 80 por ciento bajó entre 8 y 15 kilogramos en 12 semanas.

Los expertos esperan llegar al centenar de pacientes y lograr que se brinde la opción a niños seleccionados (de 10 a 12 años) que ya tienen sobrepeso y se encuentran en riesgo de desarrollar en un corto plazo enfermedades metabólicas como diabetes.

Con excepción de la diabetes tipo 1, cualquier persona es candidata a usar el dispositivo, de hecho —comentó Álvarez —, disminuye la resistencia a la insulina entre los diabéticos tipo 2 que desarrollaron la enfermedad por obesidad.

No es magia

El balón vía oral, aclararon los expertos, no es una opción mágica. Aunque en México se usan hasta dos balones y en el resto del mundo tres en cada paciente, todos deben de tener un cambio en el estilo de vida que incluya una dieta adecuada y actividad física moderada, como caminar diario 30 minutos.

Sin embargo, señaló Álvarez a MILENIO, el balón gástrico tiene muchas ventajas con respecto a tratamientos similares en los que se requiere una cirugía. Es más ligero y no causa secuelas como mareos, dolor o vómito.

Pero lo más importante, señaló, es que el dispositivo de la firma Obalon puede evitar que los mexicanos que ya padecen sobrepeso (70 por ciento, según cifras oficiales) lleguen en menos de una década a tener obesidad mórbida.

Si se combate el sobrepeso en el país, comentó Álvarez, “una de cada cuatro camas del sector salud ya no se usaría por pacientes que sufren complicaciones de hipertensión, diabetes, infartos o lesiones cerebrales, y así el IMSS, Issste y la Secretaría de Salud dejarían de invertir anualmente hasta 50 mil pesos anuales por cada enfermo metabólico”.

Los especialistas explicaron que la Organización Mundial de Salud establece que una persona con sobrepeso y obesa fallece 15 años antes de su expectativa de vida.

“En el sexenio pasado fallecieron 70 mil personas por actos violentos y por diabetes 500 mil, lo que habla de la gravedad del problema”, señaló el especialista mexicano.

Al respecto, Alfredo Genco aclaró que en Italia el problema de la obesidad ha provocado que se usen hasta tres balones gástricos para atender a los obesos y hay cinco casos de niños con 12 años a los que ya se les colocó este dispositivo.

• • •

La SSA participa en la ONU

La titular de la Secretaría de Salud (Ssa), Mercedes Juan, presentó ante el pleno de la ONU la estrategia para la prevención y control de sobrepeso, obesidad y diabetes que implementó México. Al participar en la Reunión de Alto Nivel sobre Enfermedades no Transmisibles, la funcionaria mexicana destacó que ese plan busca generar cambios en los estilos de vida, hábitos saludables y desarrollo de actividad física.

Mercedes Juan explicó la regulación sanitaria y política fiscal de alimentos y bebidas, en la que se estableció un etiquetado obligatorio con el contenido calórico del producto y se aprobó un impuesto especial a las bebidas azucaradas.

Señaló que ahora está prohibido publicitar comida chatarra en horarios de audiencia infantil y presumió acciones como la vacunación de niñas contra el VPH, la instalación de alcoholímetros y la creación de un centro de atención para diabéticos.

Milenio Digital/México

• • •



[Dé clic sobre la imagen para ampliar]