REPORTAJE | POR LILIA OVALLE ARIAS

Arteterapia, opción para trascender trastornos y encontrar resiliencia

Se imparte en la Autónoma de Coahuila a través del Centro de Estudios Visuales

Arquitectos, maestros, artistas y tanatólogos, entre otros, han enfocado sus conocimientos para el beneficio de la comunidad.

Arteterapia en el Centro de Estudios Visuales de la UAdeC en Torreón.
Arteterapia en el Centro de Estudios Visuales de la UAdeC en Torreón. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

El arte comunica y ligado a una terapia psicológica, ayuda a trascender trastornos y encontrar pautas para la resiliencia.

En ese sentido el diplomado en Arteterapia, impartido en la Universidad Autónoma de Coahuila a través del Centro de Estudios Visuales, ha generado talleres que ahora pueden ser aprovechados por instituciones médicas y educativas, y también por particulares que pueden acercarse y solicitarlos.

La psicoterapeuta y catedrática Aurora Luna Walss hace una invitación a la comunidad para conocerlos y utilizarlos puesto que han emanado de profesionistas diversos. Así arquitectos, maestros, artistas y tanatólogos, entre otros, han enfocado sus conocimientos para el benefi cio de la comunidad.

De enero a junio en el Centro de Artes Visuales tuvimos el tercer y último semestre del Diplomado en Arteterapia que busca que los alumnos encuentren utilidad a su aprendizaje y esto redunda en un taller que cada alumno debe diseñar.

"Como producto final tenemos 8 talleres diferentes en los cuales hay un soporte psicológico, terapéutico y artístico fundamentado, a partir del cual los alumnos trabajan con las personas que ellos eligieron. Los talleres están a disposición de la población y cualquier persona puede pedirlos con una cuota simbólica para llevarlos a dónde se solicite".

Los jóvenes en proceso de lograr la autonomía, que se enfrentan a las preguntas existenciales en torno al ser y el quehacer, también estuvieron considerados en las iniciativas de Arteterapia.

Luna Walss dijo que estas propuestas pueden ser llevadas a diversos contextos y no exagera. El primer taller, que trabaja la identidad individual y social, se denomina "Arteterapia, reciclaje y arquitectura: Archiclaje".

Dirigido a niños a partir de los 6 y hasta los 12 años, se enfoca a generar conciencia sobre la reutilización de los materiales al tiempo en que sensibiliza y brinda conciencia sobre el entorno.

El taller lo diseñó la arquitecto Diana Solís Valadez y promueve los espacios arquitectónicos de convivencia, de seguridad y de empatía. Así los niños desarrollan un concepto en torno a la arquitectura local como espacio de identidad y el conocimiento en torno a los materiales que se pueden reciclar.

"Todos los talleres tienen una duración de cuatro sesiones con evento de cierre. Hay un taller de arteterapia aplicado al duelo, fue diseñado por Alma Elizabeth Cabrera quien tiene diplomado en tanatología y experiencia en el trabajo, está dirigido a adultos a partir de los cincuenta años que trabajarán proceso creativo a partir del duelo”.

La catedrática explicó que para participar es indispensable que la persona inscrita esté viviendo algunas de las etapas del proceso de duelo y que lo quiera trabajar.

Así explorarán su vivencia y realizarán obra visual vinculada a su experiencia personal y de vida en torno al duelo generando espacios para la empatía, la solidaridad, el consuelo, el apoyo y la comprensión.

En un contexto de depresión social donde los servicios públicos se consideran deficientes, la violencia se ha generalizado y se piensa en la activación de alertas de género, donde el tiempo se acota para la convivencia familiar y los salarios se encuentran pulverizados, estos ejercicios se consideran indispensables para voltear la mirada hacia los aspectos positivos de la vida.

Luna Walss refirió que diseñado por Cecilia Rojas Bautista, otro taller se enfoca en la exploración del autoconcepto y el autocontrol en los niños. En él los menores identifican sus emociones para poder moderarse en beneficio de su proyección personal.

“Este taller permite detectar áreas de oportunidad en el proceso de enseñanza aprendizaje en los niños. Detectar áreas de oportunidad en cuanto a la socialización, de adaptación, el sentido de pertenencia, la autoestima, la convivencia de los niños y servirá mucho si es llevado a un entorno escolar”, apuntó Luna Walss.

LOS JÓVENES Y LAS DECISIONES ESTRUCTURALES

Los jóvenes en proceso de lograr la autonomía, que se enfrentan a las preguntas existenciales en torno al ser y el quehacer, también estuvieron considerados en las iniciativas de quienes estudiaron Arteterapia, al igual que los procesos cognitivos de los niños que sufren Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) y los cuidadores primarios de pacientes con enfermedades crónico degenerativos.

Así el Centro de Estudios Visuales, con una vida de cinco años, pone el trabajo de sus estudiantes al servicio de la comunidad. Dentro de los talleres que arrojó el diplomado, Luna Walss comentó de igual forma el que realizó la pintora Estela Ramos Martínez, quien elaboró la propuesta para adolescentes denominada “Contactando con las emociones”, que explora el reconocimiento a través de los colores.

“Se trabaja con una referencia del científico Robert Plutchik a partir de la cual contacta las emociones, colores y experiencias de los jóvenes con materiales y procesos artísticos. Es un taller muy interesante en el que Estela pone a disposición de los jóvenes materiales con un grado de dificultad más elevado que los comúnmente utilizados para los niños. Los materiales y la cuestión expresiva se vuelve compleja, es un reto”, definió.

"Hay un taller de arteterapia aplicado al duelo, fue diseñado por Alma Elizabeth Cabrera quien tiene diplomado en tanatología y experiencia en el trabajo, está dirigido a adultos a partir de los cincuenta años que trabajarán proceso creativo a partir del duelo”.

Para adolescentes y adultos de hasta 25 años de edad, Violeta Montes diseñó un taller de Autoestima que permite mejorar el autoconcepto y transformar el proceso de autovaloración.

“Es un taller muy interesante en el momento de vida al que se suscribe porque se ofrece para jóvenes que pudieran iniciar su actividad laboral, que aún estudian pero que empiezan a proyectarse a un ambiente diferente para ser autónomos. Se enfoca a la autovaloración adecuada para que se proyecten como personas exitosas o prometedoras”, refirió Aurora Luna.

Este taller se aplicó en una escuela de educación abierta al considerar que en este espacio los alumnos ya toman decisiones razonadas y generalmente estudian y trabajan. Apuntó la académica, es en este tiempo donde los jóvenes arriban a la vida adulta y deben asumir decisiones estructurales, de vida.

Por su parte la maestra Gabriela Ledezma Torreblanca resolvió que su trabajo final dentro del diplomado se enfocaría a los niños. Con el tema “Arteterapia y TDAH”, se concentró en menores de seis y hasta los diez años con diagnóstico o sospecha de Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad.

“Pueden no estar diagnosticados pero algunos niños ya tienen la etiqueta puesta. El taller pretende conducir al niño hacia una mejor concentración, a un mejor aprovechamiento de sus periodos de atención, al autocontrol y el autoconocimiento en la medida de lo posible”, explicó Luna Walss.

El ejercicio en este taller se enfoca en la construcción de mandalas para “reunir, contener, traer al centro, ordenar, establecer estructura y jerarquía”.

Ledezma Torreblanca es profesora de inglés pero se ha fijado su atención en el encontrar herramientas de comunicación efectiva que le faciliten el aprendizaje a este tipo de niños.

“A ella le llegan niños con etiquetas y a ellos les ofrece posibilidades diferentes al decirles que sí puede, que ellos valen y que merecen el tiempo que les dedicas”, acotó. El último trabajo es en extremo específi co y se denomina “Mi fuerza, su fuerza y viceversa”.

Lo diseñó la doctora Ivana Rangel y se dirige a adultos cuidadores primarios de pacientes con enfermedades como la diabetes, el cáncer o con secuelas neurológicas o traumatismos craneoencefálicos.

“El taller está investigando porque tiene resultados interesantes. Ivana aplicó el Test de Zarit, científi co que mide el estrés y el desgaste que tiene el cuidador primario. Ella lo aplica antes de que empiecen el taller y luego después de las cuatro sesiones. Y compara los resultados".

“En la primera ejecución todas las pruebas arrojaron disminución del estrés. Queremos llevar el taller a cuidadores primarios en el ámbito hospitalario, en centros de rehabilitación y a particulares, para que se sientan atendidos y motivados”.

En suma, Aurora Luna Walss dijo que se trata de propuestas serias y diferentes pues se trabajaron con sectores específi cos y con objetivos concretos que obedecen a un sentido de responsabilidad social pero también por empatía y amor.

“Queremos que la gente vaya al Centro de Estudios Visuales y que diga ‘Yo escuché que tienen la posibilidad de llevar a mi casa, a mi escuela, al hospital este taller”, concluyó.


dcr