Palacio Nacional: una historia de agravios

Ha sido blanco de diversos actos violentos que se suman al registrado el pasado 8 de noviembre, cuando intentaron incendiar su puerta central.

México

El Palacio Nacional, el símbolo que representa la historia y el desarrollo político y social de México, ha sido centro de algunos atentados que se suman al registrado durante el pasado 8 de noviembre, cuando un grupo de encapuchados intentó prenderle fuego a su puerta central.

Rafael Hernández Ángeles, maestro en historia y subdirector de evaluación de Servicios Históricos del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México (Inehrm), hizo un recuento preciso para MILENIO sobre los hechos violentos que, a través de los años, han afectado el inmueble que data de la época de la Colonia.

Agravios históricos

Al frente del acervo fotográfico del (Inehrm), el historiador Rafael Hernández Ángeles precisa que el primer gran atentado fue el "gran tumulto de la Ciudad de México de 1692, cuando la gente protestó en contra de las autoridades virreinales y quemó el inmueble, el cual fue reconstruido por órdenes del virrey Gaspar de Sandoval.

"Justo donde ocurrieron los hechos de este sábado 8 de noviembre, en la Puerta Mariana, a un costado, había una cárcel y las habitaciones de los guardias, con una puerta pequeña que funcionó hasta 1830. Pero en 1850, el general Mariano Arista, quien era secretario de Guerra del presidente José Joaquín Herrera, mandó tapiar esa antigua puertecilla de la cárcel. Y una vez convertido ese espacio en batallón Guardia de Supremos Poderes, abrió la gran portada del norte, es decir la puerta principal de Palacio Nacional y por eso se llama Puerta Mariana, porque se construyó gracias a su esfuerzo".

Dentro de esta lista de atentados, refiere el experto, se encuentran los daños causados al baluarte del suroeste, esto durante el levantamiento encabezado por Valentín Gómez Farías, quien cañoneó Palacio Nacional el 15 de julio de 1840. De hecho, hay una litografía de la época que da cuenta de dicho suceso.

Asimismo, el investigador recuerda la balacera que se registró durante la Decena Trágica, del 9 a 18 de febrero de 1913, cuando los generales Félix Díaz y Bernardo Reyes se sublevaron en contra del gobierno de Francisco I. Madero e intentaron tomar Palacio Nacional, quedando las marcas de ese acontecimiento en los muros de la edificación.

Actualmente no queda ninguna huella de esos agravios debido a que la fachada de Palacio Nacional fue restaurada y cubierta con cantera durante la administración del presidente Plutarco Elías Calles (1924-1928).

Igualmente recuerda que el 10 de abril de 1944, el presidente Manuel Ávila Camacho sufrió un atentado dentro de Palacio Nacional, a manos del teniente José Antonio de la Lama y Rojas. El mandatario resultó ileso y se detuvo a su atacante, quien días después fue encontrado muerto en su celda.

Durante el movimiento estudiantil de 1968, los estudiantes pegaron carteles contra el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz en su fachada; a partir de ese momento, advierte, se empezaron a poner las vallas metálicas con el fin de evitar las agresiones al monumento.

También se recuerda el 1º de mayo de 1984, cuando un individuo lanzó dos bombas molotov, una hacia la Puerta Mariana y otra hacia el balcón presidencial de Palacio Nacional, justo cuando el ex presidente Miguel de la Madrid presenciaba el tradicional desfile obrero, resultando heridas algunas personas.

Sus orígenes

-El Palacio Nacional actual se encuentra sobre las ruinas del palacio de Moctezuma, mismas que fueron destruidas a raíz de la conquista del imperio azteca, en 1521, por Hernán Cortés.

-En 1565 se edificó un inmueble que tendía características de una fortaleza que funcionara para cuestiones administrativas.

-En el Virreinato el inmueble dio alojamiento a los representantes del poder novohispano. El segundo virrey, Don Luis de Velasco, lo habitó a y lo acondicionó para los tribunales y la cárcel de la Corte Real.